Bar Nakeima : Futuro prometedor


Jóvenes emprendedores que se atreven a montar un bar como Nakeima con comida asiática de estilo libre deben merecer todo nuestro respeto. Independientemente que se note una cierta desorganización a la hora de atender a los clientes, las intenciones de agradar están bastante por encima en esta taberna asiática denominado por sus precursores dumpling bar.

Cocineros que han pasado por Diverxo, Nikkei225, proponen una cocina asiática con toques ibéricos, sin excesivas pretensiones, pero agradable, divertida, sencilla. Por ahora no se aceptan reservas, y únicamente está disponible la barra y dos mesas altas. Próximamente en el piso superior dispondrán de alguna mesa para un menú degustación cerrado.

Llegamos y nos ponemos en sus manos, que sean ellos los que nos den de comer. Comenzamos con un nigiri ibérico, una pequeña fusión a través de la panceta que parece una declaración de intenciones.

Nigiri_Ibérico_red Nakeima

Seguimos con el bunwich criollo; sandwich con pan chino, un chorizo criollo sin demasiadas especias que permiten una mayor integración de los sabores, huevo de codorniz, y verduras. Un bocado gulesco y pringoso de esos que gustan a casi todo el mundo. Gastronomía práctica.

Bunwich_Criollo_red Nakeima

Lo mejor de la noche vendría con el dumpling de cerdo con salsa barbacoa. La pasta realizada en Nakeima, resulta liviana y suave, y rellena de un guiso sabroso. Finger food de calidad.

Dumpling-red Nakeima

El palo-pollo resulta divertido, realizado a baja temperatura y acabado al fuego directo.  Sabroso con una salsa de ají, y cacahuetes machacados. Buenas ideas juveniles.

Palo_Pollo-red Nakeima

El nivel se reduce un poco con los callos a la tailandesa, acompañados de nuevo con otro huevo frito que está presente en bastantes de las combinaciones. Desde nuestro punto de vista, les faltaba algo de picante para resaltar su sabor, y que éste estuviera por encima del resto de ingredientes.

Callos Nakeima

Otro plato totalmente destacable es la panceta Dong Poh. Se presenta con una crema de berenjena asada que la aporta cierto toque ahumado. De nuevo baja temperatura, y llama, resulta muy melosa, pareciera que está caramelizada. No se la pierdan.

Panceta Nakeima

Preguntado si puedo seguir, la respuesta es obvia. Acabamos con un nigiri carnívoro, carne zamorana ligeramente a la plancha, y de nuevo otro huevo. De sabor predomina el del último. Resulta algo pesado en boca por el huevo y el tamaño del nigiri.

Nigiri_Carnivoro Nakeima

Finalizamos con el kupak (arroz con oreja y verduras) , original presentación, ya que se dispone de la siguiente forma: las verduras con el cerdo, por otra parte el arroz deshidratado, y el caldo en un recipiente casi de forma como una probeta de laboratorio. Se vierte el arroz, y posteriormente el caldo (algo falto de temperatura), para hidratar el arroz. Correcto, le faltaría desde nuestra visión un poco más de potencia a ese caldo, y al plato en general. De todas formas una singular puesta en escena, para un bocado que tiene espacio de mejora.

Kubak Nakeima

Apenas dos meses abierto, y desbordados por el funcionamiento del “boca-oreja” y las redes sociales,  que llevan hasta esta calle cercana a Moncloa a clientes ávidos de nuevas experiencias gastronómicas. Aunque se nota en algunos momentos cierto desbordamiento, ó desorganización la valoración global es positiva. Estamos ante un “bar” nada más allá de tapas asiático- ibéricas, con una muy buena relación calidad precio.

Destacamos aquellos bocados que apostan por un sabor de mayor contundencia, como los dumplings de cerdo con salsa barbacoa, ó la panceta Dong Poh. Es una casualidad que sean los platos de mayor temperatura, pero en esta época del año, al menos yo agradezco que la comida me haga entrar ligeramente en calor.  Es apreciable, el hecho que todo se haga casi al momento, lo cual es bastante de agradecer sobre todo en los nigiris.

Potenciales buenos augurios para Nakeima para el 2014, si afinan los detalles del servicio y se organizan para sostener la presión de la clientela,  ya que se puede comer bien, de forma divertida, y  ligeramente distinto por menos de treinta euros.

Nakeima : Futuro prometedor.

Previous Koy Shunka: Precisión armónica
Next Los quince mejores platos del 2013

4 Comments

  1. Jon Ander
    24 Diciembre, 2013
    Responder

    Me gusta la pinta que tiene ese palo-pollo, seguro que me encantaría. Demasiado huevo veo yo en este menú. Te va a echar la bronca el de cabecera.
    Son jóvenes y tienen tiempo para limar esos detalles así que seguro que en un futuro muy cercano nos obsequiarás con la descripción de ese menú degustación.

    • 24 Diciembre, 2013
      Responder

      Gasti, lo ingerido no estaba nada mal, había bocados muy buenos….NO te preocupes que seguiremos cercanos a los progresos de Nakeima

  2. Aurelio G-M.
    25 Diciembre, 2013
    Responder

    Ese estilo de cocina me llama. Me sugiere frescura, sabores incisivos pero no esféricos, buenas digestiones…

    • 26 Diciembre, 2013
      Responder

      Entiendo que sabores esféricos son aquellos que perduran, y vuelven no???

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *