Botillería y fogón Sacha : Por ti no pasa el tiempo


Que el restaurante Sacha tiene encanto nadie lo duda, parece que el tiempo no pasa por él, y se conserva año tras año como esa especie de “salón” donde además de comer y beber, uno charla con su acompañante de forma relajada, porque en Sacha parece que el tiempo se detiene para todo. Es de agradecer ese ambiente relajado, no navideño siendo un 26 de Diciembre, que te hace aislarte y centrarte tanto en la comida como en el diálogo.

Utilización de gran producto, con tratamientos sin alteraciones ni modernidades, dando como resultado platos de sabor tradicional, conocido, que no sorprenden pero reconfortan y gustan. Una comida en Sacha es lo más parecido a si un amigo que es un “cocinillas” te diera de comer en el salón de su casa, ya que no hay prisa, un trato cercano y esa ambiente que está pero no se ve, y resulta reconfortante. Restaurante con parroquia fiel y que llena noche tras noche este reducto de la mesonería madrileña.

Comenzamos con unos mejillones tabernarios . La literatura del enunciado me lleva a mesas de madera sin mantel, a grandes jarras de cerveza, a Bélgica y una salsa deliciosa conformada por vino blanco, albahaca y multitud de ajos que se han confitado provocan que moje pan a raudales. Sobresalientes.

Mejillones_red Sacha

Seguimos por unas bocados de huevas de salmón, que aun siendo generosas con unas huevas de gran tamaño, me pareció un plato demasiado salado. Probablemente una mezcla con algún otro ingrediente para reducir salinidad, pueda ser una buena idea. Descenso.

A continuación uno de los fijos de Sacha, ya que mi acompañante nunca la había probado, la falsa lasagna de txangurro. Pasta tremendamente suave y elegante que conforma un velo fino para la carne del crustáceo. Esta se presenta de forma abundante, con mucho sabor frescura. El conjunto se adereza con aceite, un poco de ajo y guindilla para resaltar el sabor. Un plato de esos que uno no se cansa de comer, un auténtico seguro.

Lasaña_txangurro_red Sacha

Buscando el máximo disfrute, solicitamos el “tuétano”. Plato muy “sachero” presentado en vertical sobre una salsa de vino de oporto muy reducida con una hojita de romero para oler a campo. Totalmente gulesco,  como acompañante un rebanada de pan tostado, y dos trozos de carne, perfectos de punto y sabor. Toque canalla reflexivo, el producto caro como guarnición, y el más económico elevado a los altares con una elaboración de campeonato. Ya tenemos dos fijos en Sacha. Para recordar.

Tuétano Sacha

Finalizamos con la tarta de manzana y helado ; perfecta de temperatura, sabor y sin ser nada empalagosa. Una buena forma clásica de acabar una cena muy amistosa, de agradable conversación.

Tarta Manazana Sacha

Restaurante que se mantiene joven y dando guerra, apegado a los sabores tradicionales, y a un saber hacer que sigue convenciendo a muchos madrileños.

Botillería y fogón Sacha : Por ti no pasa el tiempo. 

Previous Los quince mejores platos del 2013
Next Güeyu Mar : El hombre al que los pescados susurraban.

14 Comments

  1. Jon Ander
    2 enero, 2014
    Responder

    Ya veo que no descansas tú mucho. El 26 de diciembre y de cena.
    Eso sí, una cena “light” para lo que nos tienes acostumbrados.
    Esa lasagna de txangurro tiene una pinta……. todo finura.
    Te va a ser tremendamente difícil superarte este año pero sé de sobra que intentarlo lo intentarás. Seguiremos aquí, al pie del cañón, siguiendo sin descanso tus aventuras. Un abrazo y enhorabuena por este 2013 tan productivo.

    • 3 enero, 2014
      Responder

      Bueno Jon, si a light le dices cenar tuétano, los platos menos la tarta esta vez eran individuales. La lasagna de txangurro es uno de sus clásicos, un éxito seguro. Y el 2014 será mejor que el 2013, el comienzo va a ser muy bueno. Estate atento, y verás.

    • Ana
      17 enero, 2014
      Responder

      Quien es el cocinero de verdad? Sacha o un cocinero sencillo que no sale!

      • Ana
        17 enero, 2014
        Responder

        Carmelo Martin

  2. kintiman
    3 enero, 2014
    Responder

    El tuétano es un elemento muy dificil para la mayoría de paladares, sobretodo por su cuerpo gelatinoso, pero como buen amante de la casquería a mi me encanta y este en concreto tiene una pinta bestial.

    • 4 enero, 2014
      Responder

      Tendremos que agruparnos #paladaresfortuetano Sergio un manjar tanto éste como el Punto Mx

  3. Toni G
    3 enero, 2014
    Responder

    Isaac: Anoche experimenté. Estuve haciendo un meloso de patata con tuétanos servido en copa de vermouth con un aceite aromatizado de romero que se nos saltaron las lágrimas. Im presionante. Las cañadas o tuétanos me parecen un auténtico manjar.

    • 4 enero, 2014
      Responder

      La próxima vez que experimentes, avísame….. 🙂 me gustan sus experimentos….

  4. 3 enero, 2014
    Responder

    Me parece toda una genialidad el plato del Tuétano, intercambiando los protagonismos.

    • 4 enero, 2014
      Responder

      Asi es…. , el plato es genial un auténtico placer…

    • Ana
      17 enero, 2014
      Responder

      Sabes quien lo cocina?

      • 17 enero, 2014
        Responder

        Hola Ana,

        Desconozco quien cocina, pero la responsabilidad de lo que sale a la mesa será del dueño que es Sacha, que cuida extremadamente lo que sale y los productos que entran en la cocina.
        Desde el punto de vista del servicio, no son la alegría de la huerta.Cierta sequedad.

  5. Aurelio G-M.
    6 enero, 2014
    Responder

    Mola lo de mejillones “tabernarios”.

    Casi te me imagino tomando con la cabeza gacha encima del plato lo mejillones, malencarao, mirando de reojo a dos tíos que están dándose de os.tias a tu lado, las jarras de cerveza volando sobre tu cabeza, y tú sin inmutarte, a lo tuyo, a los mejillones…
    XXXD

    • 6 enero, 2014
      Responder

      Comiendo es difícil que alguien me importune, pero el otro día una mujer en Casa Marcial casi lo consigue. Los mejillones de no parar…..

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *