Vilalúa, donde el pulpo es el rey.


Vilalúa se ha convertido en apenas poco más de 1 año, en el lugar de referencia para tomar pulpo en la capital. La aventura de dos ingenieros de telecomunicaciones gallegos se asienta con 2 locales en Madrid (Ayala, 87 y Jorge Juan, 71) y una apertura en breve en San Sebastián.

Su secreto a voces el producto, el producto y el producto, además de disponer de maestros pulpeiros en todos sus locales de Madrid. El pulpo de Vilalúa procede de las rías gallegas, concretamente de Bueu, se pesca de forma artesanal siendo el denominado en Galicia Polbo das Rías.

El resto de los productos también los traen de Galicia, visitando ellos mismos sin necesidad de intermediarios las lonjas gallegas para hacerse de la mejor materia prima y enviarla directamente a la capital. Se les puede seguir a través de facebook (buscar: vilalua) para conocer qué mariscos, pescados tienen en ese momento ó para el fin de semana. El origen y la calidad del producto están asegurados.

Comentan que en Madrid el 99% del pulpo que se sirve es marroquí, destacando el pulpo de las rías por su sabor a marisco, por su sabor directo a lo que comen.

Habíamos estado anteriormente en el local de Ayala y esta vez nos decidimos por el de Jorge Juan; comida informal en mesas de madera altas. El local es una mezcla de madera y granito, piedra utilizada comúnmente en la construcción de casas en Galicia.  Desde el punto de vista del local, nos ha parecido más cómodo el de Ayala con sus mesas corridas, desde donde puedes ver la barra, los platos que salen de la cocina,…

Disponen de una carta breve con algunos platos seguros como el pulpo, los cachelos, la carne rixada, las empanadas, la chuleta de ternera gallega y dos ofertas de marisco, el del día y el especial ; los cuales varían en función de los hayan podido traer de las lonjas gallegas.

Comenzamos con una empanada de bonito cuya masa está realizada a base de maíz, masa muy fina lo cual hace que sea un bocado más delicado que otras empanadas que se pueden encontrar por Madrid.

Seguimos con el pulpo y cachelos, éstos servidos aparte como debe ser, el pulpo estaba en su punto, impecable, con muchísimo sabor. Para todos aquellos fans del pulpo, Vilalúa es una dirección obligada.

 

A destacar también los cachelos que obtienen ese color debido a que están hervidos en el mismo agua en que se cocina el pulpo, sabor de verdad. Empezamos a pensar que estamos en Galicia.

 

 

De marisco del día tenían tanto camarones como almejas, y de marisco especial, percebes; nos decidimos por los 2 primeros. Los camarones de muy buen tamaño, muchos de ellos con huevas que bajo mi punto de vista, le dan mucho sabor a mar; tamaño de ración adecuado y producto excelente.

La elaboración de las almejas, en concreto su salsa no nos convenció tanto, puede que demasiado espesa, creemos con un toque de limón que esconde el verdadero sabor del producto.

Para cerrar, tomamos para compartir 2 chuletas de tener gallega con patatas, buena carne que es de lo que se trataba.

Finalizamos con unos cafés de pote, una tarta de Santiago muy recomendable, muy esponjosa para que verdaderamente sea sencillo de comer. Coincidiréis conmigo que algunas tartas de Santiago que se comen en Madrid son auténticos ladrillos, piezas duras, que hay que masticar y masticar hasta que se pueden digerir. Lo acompañamos con unos chupitos gentileza de la casa; especialmente recomendable el licor café.

En definitiva, si quieres comer un buen pulpo y unos cachelos, además de marisco de las rías gallegas; Vilalúa es uno de los sitios.

Vilalúa es un ejemplo de negocio que estando en el momento que estamos, sale a flote, y se asienta porque apuesta por una idea basada en el producto que lleva hasta sus últimas consecuencias, lo cual provoca que el público entienda, acepte y además les guste la visión de Vilalúa. Elaboraciones tradicionales, sencillas, pero se sabe lo que se come.

Previous Marina Pedreña - Un señor arroz con almejas
Next Piñera. "Cocina de mercado de alto nivel y gran servicio"

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *