Los Marinos Casa José : Producto y sensatez culinaria.


Los Marinos Casa José se encuentra en el Paseo Marítimo Carvajal en Fuengirola, casi en su linde con Benalmádena. Familia hostelera que desde 1985 regenta esta local. Pepe Sanchez y sus cinco hijos (José, Laura, Ana, Marcos y Pablo en la cocina) han hecho de este pequeño restaurante un fijo en las rutas gastronómicas malagueñas.

La receta aparentemente sencilla consiste en disponer de un gran producto y aplicar la técnica adecuada. Sin más ruidos innecesarios, el protagonismo se encuentra en el producto y en el comensal. Desde la cocina la única pretensión es que el cliente disfrute y el producto brille. Género que en algunos de los casos, ellos mismos pescan ya que son propietarios de un barco. Si le unimos, una profunda bodega de más de 250 referencias, y la atención de José Sanchez y sus hermanos, estamos ante una muy buena experiencia gastronómica.

Frituras, plancha, a la sartén, en tartar. Técnicas tradicionales, aplicadas de forma perfecta. Esa sencillez compleja de la que alguna veces escribo. El género casi desnudo, ni salsas, ni refritos, ni nada que se le parezca. Pureza y disfrute. Transformación mínima para buscar un esplendor máximo.

Comenzamos por unos boquerones al limón y unos calamares fritos. Frescura y ejecución. Una fritura que brilla por su limpieza.

BoqueronesLimon_LosMarinosCasaJosé

Calamares_LosMarinosCasaJosé

A continuación unas coquinas. De tamaño pequeño, pero gran gusto. Locales de la costa de Fuengirola. Perfectamente limpias y apenas abiertas, resultando muy jugosas. Pequeños placeres en bucle.

Coquinas_LosMarinosCasaJosé

De nuevo se aplica la fritura a una pequeña gamba blanca. Simplemente un manjar. Para comenzar y no parar. Delicia que me resulta novedosa. La fritura destaca por su liviandad y ausencia de toda grasa. Crujientes.

Gambitablancafrita_losMarinosCasaJosé

El mar en todo su esplendor se plasma en unos chopitos con su tinta a la plancha. Sin aderezos. Despojados de todo y al mismo tiempo repletos de lo más importante, su sabor. Íntegros, absolutos, totales. Cuando leo esas etiquetas de #pornfood ante cualquier fotografía culinaria, la mayoría de las veces no entiendo su significado. Este es el mío.

ChopitosPlancha_losMarinosCasaJosé

Se ejecuta una tartar de atún rojo en sala con sobriedad y sabiendo lo que se tiene entre manos. Emulsionando el aceite junto con el túnido aplicando frío.  Atún, tres tipos de mostaza, cebolla, alcaparra. Ligeramente picante. Otra muestra más de los secretos de esta casa, haciendo que la sala sea protagonista.

Tartar1_losMarinosCasaJosé

Tartar2_losMarinosCasaJosé

Como pescado de tamaño grande para compartir, mero. Carnoso, de unos cuatro kilogramos de peso. En su punto adecuado y sin ningún añadido que altere su sabor. Riqueza marina y buen hacer.

Mero_losMarinosCasaJosé

Mero2_losMarinosCasaJosé

En el apartado dulce un milhojas casero de nata típico de esta tierra que destaca por la ligereza de la misma y el crujiente del hojaldre. La mesa resulta unánime tras la degustación.Sobresaliente.

Milhojas_losMarinosCasaJosé

Acabaríamos con una tarta de manzana con helado de vainilla. Clasicismo. Resulta de un nivel más estándar en comparación con la anterior.

tartademanzana_losMarinosCasaJosé

La sala la dirige José Sanchez que se encarga de toda la oferta vinícola. Profunda en vinos del sur y también en blancos gallegos. Colocándonos en sus manos vamos de menos a más en años. Comenzaríamos con un Godello Avancia Cuveé de O, para a continuación introducir años de botella con un Pazo de Señorans Selección de Añada 2007. El color se oscurece para acompañar el mero con un Viñas del Vero Clarión Selección 2006. Comienzan a aparecer notas dulces. Con los postres y la sobremesa, éstas se consolidan con un vino de la sierra de Málaga, un Piamanter que me resulta largo. Vino de conversación.

El servicio resulta cercano, atento, comprometido en provocar que el cliente se encuentre a gusto, aproximándose a la mesa con sonrisas.

Naturalidad, simplicidad aplicada a un género sobresaliente que reluce con voz propia. No busquen florituras culinarias y encontrarán sensatez y una cocina sencilla pero esplendorosa que acompaña al producto para que nos provoque el recuerdo de su importancia.

Restaurante con alma marinera para todo tipo de clientes. Gestionado por ese perfil de profesionales que han respirado siempre la restauración, la gastronomía y ese punto de hospitalidad siempre necesaria.

A destacar las coquinas, los chopitos con su tinta a la plancha, la gambita blanca frita, el tartar de atún y ese mero de carnes prietas y piezas de los lomos que se desprenden casi en solitario y con facilidad.

Los Marinos Casa José : Producto y sensatez culinaria

Un maridaje musical a la altura. Estas bulerías de Enrique Morente dedicadas a Málaga. Como echo de menos a este artista.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Previous Lúa Barra: Abriendo las puertas al tapeo gallego.
Next L'Angle : Cocina gustosa y reconocible.

18 Comments

  1. 20 mayo, 2015
    Responder

    me encanta Los Marinos….. Seriedad , producto elegancia en primera linea de mar

    • 20 mayo, 2015
      Responder

      Esa seriedad, la he bautizado como sensatez culinaria. Que brille el producto. Por otra parte, el protagonista es el comensal.

  2. Jon Ander
    20 mayo, 2015
    Responder

    De principio a fin, todo para chuparse los dedos. No hay nada que no sea para mi un “puro vicio”. Excelente producto. Vamos que menús así me comería yo a diario. Me gusta cuando “pisas la tierra”. Un saludo.

    • 20 mayo, 2015
      Responder

      Creo que son ese tipo de “sentadas” que no casan, lo que provoca que la frecuencia de visita a este tipo de restaurantes sea mayor. Muy placentero.

  3. Toni Grimalt
    20 mayo, 2015
    Responder

    Me quedo con los boquerones en limón y el tartar de atún rojo, aunque no le haría ascos a nada de lo otro. Me sorprende esa nutrida bodega. Aquí restaurantes de ese estilo haberlos haylos, pero prácticamente ninguno de ellos ofrece una oferta vinícola seria. Enhorabuena por las minivacaciones!

    • 20 mayo, 2015
      Responder

      TOni, los chopitos y esas gambitas. El tartar top. Los boquerones; te diría que en el norte la fritura está lejana en cuanto a limpieza, pero el producto, el bocarte del cantábrico eso es cosa muy fina.

  4. 20 mayo, 2015
    Responder

    Muchas veces la grandeza de los platos se encuentra en su sencillez. No hay mejor vianda que un buen producto bien tratado, puro “porn food” pero de verdad, aunque no sea, para nada, sencillo de encontrar.

    Gracias por compartir.

    • 20 mayo, 2015
      Responder

      Gracias Clara por comentar y atreverte. Este tipo de comida es para mi “porn”: desnuda, sin adornos, natural. Creo que si que hay en cada sitio una serie de restaurantes que miman el producto. un sitio de disfrute sin duda.

  5. 20 mayo, 2015
    Responder

    Qué cierto cuando dices que la receta aparentemente sencilla consiste en disponer de un gran producto y aplicar la técnica adecuada.
    ¡Cuántos productos excelsos maltratados por cocineros inexpertos!
    Sorprende la bodega para un local de este estilo…

  6. Aurelio G-M.
    21 mayo, 2015
    Responder

    Después de mi periplo gaditano veo con ojos de nostalgia casi todo lo que expones, pero ese mero… cuánto hace que no me como un buen mero, un simple mero. Y el que tú disfrutaste, por lo que cuentas y por el aspecto de la foto, es exactamente lo que deseo, ni más ni menos.

  7. Fernando Huidobro
    21 mayo, 2015
    Responder

    Los Marinos es un orgullo para nosotros los malagueños que disfrutamos con esto del comer. Su evolución hacia un gran resta es sorpendente y muy meritoria. La capacidad de Pablo, plenamente autodidacta, en cocina es encomiable. La bodega de Jose no tiene parangón en la costa. Y de su producto para qué hablar, sólo hay que mirar tus fotos. Me vengo arriba viendo cuan alto está llegando Los Marinos. Arriba con ellos!

    • 21 mayo, 2015
      Responder

      Bebiendo esperas, el día que puedas comerte un buen y simple mero. Animo Aurelio, es cuestión de proporneselo¡¡¡

    • 21 mayo, 2015
      Responder

      Gracias Fernando por tu opinión y estrenarte en estos comentarios. Notó una clave en todo ese proceso, el deseo de avanzar, de ser cada vez mejores, de aspirar a hacer disfrutar cada vez mejor. Si además me dices que Pablo es autodidacta, doble mérito. En Los Marinos de disfruta de verás.

  8. Fer B.
    22 mayo, 2015
    Responder

    Esos boquerones, las gambitas y el tartar abren el apetito a cualquiera. Cómo me gusta este palo, maestro 😉

    Un saludo!

    • 23 mayo, 2015
      Responder

      Si va usted por la Costa del Sol no lo dude; es un lugar de visita. No se olvide de las coquinas.

  9. Manu
    24 mayo, 2015
    Responder

    Mi próximo viaje gaditano al final se va a cambiar por las tierras de Málaga, como me gusta esa tierra y su gente, y sin duda este será uno de mis destinos gastronómicos, tus sabias opiniones siempre son una garantía, esas fotos las quiero hacer realidad.

    • 25 mayo, 2015
      Responder

      Manu, sin duda te gustará. Cuidado que hay más de un Los Marinos, tienes que fijarte en los Marinos Casa José.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *