Chuka Ramen Bar : No es lugar para sosos.


Desde hace dos semanas, una nueva propuesta se suma a la amplia oferta madrileña,  y no es otra que la de Chuka Ramen Bar en la céntrica calle Echegaray.

Por una parte, añade mayor espectro a esa vertiente de multiculturalidad en la que está sumida la capital. Chuka es la versión japonesa de la gastronomía china, provocada por los emigrantes chinos que se introdujeron en la cultura japonesa. Por otra, estamos ante ese tipo de locales donde la relevancia está más en el plato que en sus alrededores. Siguiendo la estela de los Triciclo, StreetXO, Nakeima, Tándem. Nuevas aperturas que nacen desde la diferenciación, y cuyo principal objetivo es simplemente disfrutar de la comida y que el comensal pase un buen rato.

Hace apenas unos días escuchaba a Albert Adrià hablar sobre Niño Viejo (su taquería), y decía: “¿Por qué hay que sofisticar lo que no necesita sofisticación?”. Un sitio humilde para una comida humilde. Lo importante, tener el deseo y las ganas de hacer los mejores tacos ó el mejor “ramen”.

Chuka_chuka

 

Carta clasificada en baos, gyozas, ramen y una sección sin calificativo donde se engloban diversos platos como edamame, pollo frito, ensalada de col fermentada… . Ni demasiado larga, ni demasiado corta, pero suficiente para bucear en esta propuesta culinaria. Proposiciones frescas que ensanchan nuestra cultura gastronómica.

A los “Puntapié” John Husby, Rodrigo García Fonseca, se las ha unido Lorena Mauri. Los dos primeros desde una cocina vista en la entrada del local preparan cada uno de los platos en el momento. Se nota en el resultado. Influencia gastronómica proveniente de la visión más informal de David Chang.

Comenzamos probando dos baos. El pan se prepara mediante receta propia en una panificadora china.  Primero pulled pork con salsa hoisin, cacahuete y pepino. Dulces, amargos y salados en sabores y de textura melosa y crujiente. Bueno.

Bao_pulledPork_Chuka

Seguiríamos con el bao de pollo frito y lombarda. Gran contraste entre el frescor de la verdura y el sabor del ave. Se eleva el volumen del crepitante. El pollo nos comienza a hablar. Obligatorio.

Bao_Pollo_Chuka

A continuación las gyozas de gambas al ajillo y bok choy (col china). Sobresale el punto de la pasta y esa peineta a modo de teja. En la sapidez, combinación bastante sabrosa, echando de menos más protagonismo del crustáceo tapado ligeramente por el ajo negro.

Gyozas_Chuka

El pollo frito al estilo coreano con salsa de chile dulce casero es adictivo. Producto proveniente de Higinio. Jugosidad y sabor gracias a la calidad del producto y un secreto marinado, y de nuevo equilibrio entre el dulce y el picante proveniente del togarashi.  Este pollo ha pasado de hablar a recitar monólogos con sus chasquidos.  Droga pura.

Alitas_Chuka

Si lo que buscan es contundencia, pidan el Dok boki: arroz glutionoso planchado, tiras de chipirón, salsa bibim, tallos de ajo, chili coreano y sésamo ahumado. En textura, nos recordó a aquel plato de Streetxo de ñoquis de arroz con bolognesa coreana. En sabor, predominan potentes notas picantes que se equilibran con la acidez de la lima. Se entra en una sensación de bucle. Mi acompañante me mira, yo la susurro: “ Sarna, con gusto no pica”.

DokBoki_Chuka

Posiblemente, la mayor originalidad se puede encontrar en un ramen seco denominado Hiyashi Chuka y compuesto por salchicha especiada, fideos frescos fríos, aceite de guindilla, berros, anacardos garrapiñados y cilantro. Amalgama de diversos sabores. Se juega de forma frecuente con esta forma de plantear los platos. Mucho power.

Ramen2_chuka

El ramen consiste en la adaptación de la sopa de fideos china a los gustos japoneses. Anteriormente recibía el nombre de chuka soba. De las dos sopas existentes en la carta probamos el Shoyu Ramen , el más suave de los mismos. A base de caldo dashi y de pollo, huevo 6’, cebolleta china y panceta. Se recomienda que la yema del huevo aporte cierta densidad al caldo. China se encuentra con Japón en el mismo centro de Madrid.

Ramen_Chuka

Se respira sinceridad, ganas de agradar, y una inclinación a seguir empujando para que el acto gastronómico pierda formalidad, y gane en cercanía. Sin barreras. Naturalidad y transparencia. Además, una más que necesaria originalidad. A día de hoy, resulta obligatorio distinguirse del gran número de aperturas que se producen en Madrid.

Los bocados tienen como denominador común su potencia. En algunos de ellos se apuesta por esa línea de contrastes y paleta de sabores. Ya decíamos en las crónicas Puntapié, que la cocina de “el americano y el donostiarra” tenía mucha pujanza. No se andan con chiquitas John y Rodrigo, sin nada de miedo a ser punzantes al paladar. Sutilidades las justas. Dejen pasar al umami

Chuka Ramen Bar : No es lugar para sosos.

IMG-20141123-WA0006

Previous Restaurante Albora Noviembre 2014 : Lo que empieza bien, termina mejor.
Next Vinoteca García de la Navarra : Tradición fraternal

13 Comments

  1. Toni Grimalt
    28 noviembre, 2014
    Responder

    Pues uno más a la lista de “apetecibles” y llevamos un montón. Estoy casi convencido que me gustaría porqué ya sabes que me van los sabores con personalidad y no me gustan “las medias tintas”. Buen comentario como siempre, crack!

    • 28 noviembre, 2014
      Responder

      Está claro que tienes que frecuentar más la capital….

      • Fernando Gil
        28 noviembre, 2014
        Responder

        Muy interesante. Supongo que se trata de potencia siempre controlada…
        Enhorabuena por el post, fantástico. La última foto también define sus platos.
        Toni está tardando en volver por aquí…

        • 28 noviembre, 2014
          Responder

          Potencia amigo Fernando….con cierto control; pero son sabores pujantes

      • Toni Grimalt
        28 noviembre, 2014
        Responder

        Clarísimamente sí

  2. craticuli
    28 noviembre, 2014
    Responder

    Rollo cañero y oriental, me encanta. Por la escasez en la zona, echo de menos estas propuestas de cierto aire macarra, desenfadado y original.

    • 28 noviembre, 2014
      Responder

      Coincido. Aunque esa parte de macarra tendríamos que analizar su subjetividad. Desvirtualización.

  3. Aurelio G-M.
    30 noviembre, 2014
    Responder

    Rollo StretXO, no?
    Me llama, me llama
    Esa última foto de los cocineros es buenísima!

    • 30 noviembre, 2014
      Responder

      Ja, ja.. si mas o menos, pero con mesas para sentarse., y una linea de cocina clara…

  4. 30 noviembre, 2014
    Responder

    Original y apetecible cocina, sin duda.
    A este tipo de cocina le van muy mucho los vinos del marco de Jerez…

    • 30 noviembre, 2014
      Responder

      En Chuka solo hay dos vinos. EL local de al lado es la Venencia, ahí si que hay bastantes vinos de Jerez

  5. Jon Ander
    2 diciembre, 2014
    Responder

    Si viviese yo en Madrid…… no me llegaría el sueldo ni para mediados de mes.
    Es impresionante la oferta que tenéis, sobre todo en sitios distintos, más “atrevidos”. Pero bueno, nos conformaremos con lo que tenemos que afortunadamente no es poco. Me quedo con ese pollo. Un saludo.

    • 2 diciembre, 2014
      Responder

      Menos mal Jon…Bueno vives cerca de la que consideráis la capital del mundo 🙂

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *