Restaurante la Sopa Boba: Cocina ecléctica y creativa en la Sierra Madrileña


Día de mucho calor en la capital que coincide con la visita al restaurante La Sopa Boba situado en Alpedrete a unos 45km de Madrid. Allí se ha trasladado desde el 1 de Enero de este año, Fernando Limón. Durante quince años, Fernando operaba con la Sopa Boba en Villalba.

Local donde se mezcla lo moderno con lo antiguo, láminas de Banksy con objetos de los primeros capítulos de Cuéntame como radios y televisores. Salón en blanco que aporta mucha calidez, luminosidad. Resulta bastante agradable.

De todas formas nos situamos en la terraza, la temperatura respecto a Madrid son aproximadamente ocho grados menos, y se está ideal, por lo que no hay duda.

Como aperitivo nos traen un bombón de berberechos en salsa verde. Originalidad, textura, acidez.Le comentamos a Fernando que nos prepare una especie de menú degustación, y vaya sacando los platos que crea conveniente.

Así que comenzamos con unas sardinas marinadas y ahumadas, acompañadas de guacamole y huevas de vinagre. Presentación imaginativa, con pino y lavanda para dar aroma al servir el plato. Se nota que hay reflexión, análisis a la hora de provocar una buena experiencia. En boca resultan suaves gracias al marinado. Producto que podríamos denominar básico, pero con un gran tratamiento se hace un plato diferente y sabroso. Esta es una característica de la cocina que la hace grande.  Muy buen comienzo.

 

A continuación tartaleta de naranja con buey de mar, cereza deshidratada y germinados. El buey tratado de cara a elaborar una especie de changurro con cebolla, pimiento,…. Nos resultó algo menos sabroso que el resto de los platos.

Sin perder el ritmo pasamos al tartar de atún sobre alga nori con sorbete de yuzu, gelatina de soja, fresa deshidratada, y aceite de oliva en polvo. Plato muy cromático, que entra primero por los ojos. Agradable textura al introducir el atún junto con la gelatina en boca, ya que la de soja rápidamente se convierte en líquido ofreciendo una combinación de sabores agradable. Plato clásico al que se da unas vueltas más de forma que nos resulte diferente. Recomendable.

Seguimos con uso rollitos de vieiras con panceta. Mar y tierra clásico acompañado de un caldito de verduras con zanahoria muy picada que suaviza la aportación de la panceta. Bocado correcto.

Y llegan una de las estrellas de la noche, las croquetas de calamar. Con mucho sabor, por la generosidad en los trozos de calamar dentro de las mismas, y por la buena calidad del producto. Invitan a repetir sin duda.

Aunque estemos en Alpedrete, el mar y sus productos está siendo la línea de los platos que estamos degustando. Y sigue así, con el pulpo asado, que se sirve guardando el humo, y presentándolo delante del comensal para que nos impregnemos de los aromas de la madera de haya. Recién hecho, acompañado de cebolleta y espárrago triguero. Textura, punto y presentación perfectas. Para ejecutar esta técnica se utilizan pipas de aire con las que se absorben los humos, y se van incorporando al plato que llega a mesa tapado. Sin duda el plato de la noche tanto por su sabor como por su presentación.

Antes de pasar a la carne, se finaliza este festín de tapas con gamba en rollito de patata con helado de wasabi y soja. Una especie de fish&chips oriental, una mezcla de ingredientes patrios junto con condimentos orientales. Muy agradable, y sencillo de comer.

Una de las características de la Sopa Boba son sus carnes; y en especial las de especies poco comunes por estos lares como el bisonte, el canguro, el antílope. Nos decantamos por este último. La carne llega muy poca hecha como la habíamos pedido, ligeramente marcada. Se trata de una carne sin grasa, de sabor muy suave, por lo que no debe venir acompañada de salsas ó similares. Un sorpresivo final por el tipo de carne, y por su agradable resultado.

En los postres nos decantamos por una hamburguesa de cereza, definitivamente el nombre nos llama la atención, y por una crema que torta del casar con membrillo (ya conocéis mi afición por los postres queseros).

La primera se presenta dentro de una cajita de cartón simulando el empaquetamiento del plato de comida rápida por antonomasia. Se trata de cerezas, deshuesadas y picadas en trozos muy pequeños para luego marinarlas en un licor de la misma fruta. Se acompaña de un helado de fresa y galleta. Postre creativo en todos los aspectos. Liviano, fresco, agradable, divertido.

La crema resulta ser un postre “salado”, otra forma de tomar torta del casar. Contundente en sabor, lo cual nos dice que no se ha escatimado en torta a la hora de cocinarlo. Para amantes del queso.

Comentamos con Fernando mi gran predilección por los quesos, y nos trae un helado de queso de Idiazábal con papaya, ésta le aporta un buen punto de acidez, además de suavizar el conjunto.  El helado realizado con leche también de oveja. Excelente final.

Nos hemos encontrado una cocina bastante ecléctica con toques mediterráneos y orientales. Pero que si tienen un denominador común en la originalidad y la creatividad en las presentaciones, en los acompañantes de los platos y en sus texturas. Es evidente, que se quiere dar siempre un pasito más, una vuelta de tuerca para convertirlo en una propuesta diferente.

 

Una cocina original sin renunciar al sabor, en la Sierra de Guadarrama que merece la pena conocer. Volveremos.

Previous Cañadío Madrid . Trío quesero, merluza y rabo.
Next Miyama Castellana: Emociones cómplices en uno de los mejores japoneses de Madrid

5 Comments

  1. Gastiola
    22 Julio, 2012
    Responder

    ¿Qué ha pasado con las fotos? Se echan de menos.
    Desde luego que para comer donde comiste, parece más bien que estabas en algún puerto pesquero.
    Ya he oido alguna vez que el mejor pescado se come en Madrid. Aunque, pura lógica, tengo mis dudas.
    Pues felicitarte nuevamente por tu estupendo comentario y a seguir investigando y disfrutando que procuraremos aprender un poco de tí.
    Un saludo.

  2. 22 Julio, 2012
    Responder

    Gastiola, las fotos no las he podido cargar por un problema de memoria PHP en el hosting. Te sonará a chino..; lo voy a arreglar..y os informaremos. Si quieres ver fotos, visita mi perfil de facebook Isaac Aguero, hazte fan, he colgado un album con los platos

  3. 22 Julio, 2012
    Responder

    Espectacular restaurante…….aquí os dejo una entrada al respecto : http://vinogastronomiayviajes.blogspot.com.es/2012/02/la-nueva-sopa-boba.html

    • 22 Julio, 2012
      Responder

      Fernando, que destacarías de la cocina de F.Limón?

      • 24 Julio, 2012
        Responder

        Hola Isaac,

        Para mí la clave está en los productos de primera calidad elaborados con un punto de creatividad, no alejado de toques clásicos y exóticos, todos mezclados.
        Podría decir que es mi restaurante de cabecera (todos los meses suelo visitarlo), y la clave está en que no me canso, gracias a la variedad de la carta, las sugerencias, los retoques en los platos,….
        Muy de acuerdo contigo en lo de las sardinas, las croquetas de calamar y el pulpo, pero no pierdas de vista el ceviche, el plato de anguila (tipo milhojas), el cangrejo de concha blanda o el pez mantequilla.
        Los postres, algo grandioso, con una carta ya cercana a las 30 opciones….y todos a 4 € (que no hemos hablado de los precios, y es otras de las claves del éxito : por mucho que me pase, no me cuesta más de unos 40 € por comensal). Helados caseros, bestial la tarta casera de queso, flan/mousse de carajillo,….
        Y falta hablar de los vinos : carta digna de los mejores restaurantes (gran variedad, con vinos nacionales e internacionales), pero a precios asequibles.
        Y el remate, el Gin Tonic (y te lo dice alguien que da catas) : elaborada con ginebra casera del propio Fernando Limón….
        En definitiva, sobran las palabras….y a comer.

        Saludos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *