El Cielo Bogotá : Discurso efectista


Visitamos  El Cielo Bogotá de Juan Manuel Barrientos, actualmente en el número 46 de la Lista Latinoamericana de San Pellegrino. Tanto en su versión mundial como latinoamericana, considero que la lista está demasiado influenciada tanto por la territorialidad de los votantes, como de algunos lobbies de cocineros y agencias de prensa. Joven de 31 años con stage en Arzak, abrió su primer restaurante a los 24 en Medellín y posteriormente a los 27, en la capital colombiana.

Nos hemos encontrado con una propuesta de elevado y pretencioso discurso, que se califica a sí misma como creativa. Mira hacia el Amazonas y los productos locales. Teniendo la sensación que otorga más importancia a los efectos y las sensaciones que verdaderamente al contenido del plato. En definitiva, más efectista que efectiva.

Reflexionamos sobre la absoluta necesidad de priorizar el gusto sobre cualquier otro sentido en cualquier experiencia gastronómica. Diría más, cuando se abusa de hielo seco, nitrógeno líquido, etc, cabe la posibilidad que el comensal se despiste y distraiga restando importancia a las viandas sobre los fuegos de artificio.

Ciertos altibajos en las degustaciones. En la parte alta papa con queso, romero y tomillo, y un steak tartar de solomito que se acompaña de arepa y mango. Como contraste platos donde creemos que las mezclas no son demasiado acertadas como un pollo con tinta de calamar ó unos langostinos que vienen combinados con chorizo español. Desde nuestro punto de vista, los mejores resultados se consiguen cuando se intenta rejuvenecer platos colombianos sin ornamentos innecesarios.

Se comienza con un potencial final que además es tremendamente español, una espuma de aguardiente y café, que no encontramos el sentido de su posición en el menú.

Seguidamente una sopa de mazorca, albahaca, zatar, coco y mantequilla de ajo junto con un pastel de papa, queso, tomillo y romero a compartir en el centro de la mesa. La primera resulta sabrosa, fresca y liviana, y el segundo es de nota por su esponjosidad, textura, resultando relativamente etéreo. Un gran acompañamiento.

mazorca_albahca_zatar_Coco_mantequillade ajo_ElCielo

 

Papa_Tomillo_Romero_ElCieloA continuación, uno de esos pasos que en nuestra opinión es muy poco gastronómico, . Un baño de las manos en una especie de plastilina de rosas con las cuales se intenta hacer una esfera, las manos quedan cubiertas de esta masa, y posteriormente se vierte agua. Las manos ahora están tremendamente suaves y sedosas, pero ¿es esa la finalidad de un restaurante? ¿se puede denominar a un paso del menú spa-texturas- rosas?

Ahora sobre la mesa, el rollo de acelga con langostinos, chorizo, papa criolla y hogao. Esto último es el típico sofrito de tomate y cebolla. El embutido se lleva por delante el sabor de la combinación acelga y langostino. Ingrediente prescindible. En cambio, suculenta la papa junto con el hogao.

Acelga-langostino-chorizo-papacriolla_ElCielo

Un sorbete de té verde, mandarina, miel, jengibre y canela es un intermedio en el menú para limpiar la boca y afrontar los dos últimos platos salados. Se combinan sensaciones dulces, ácidas, amargas y picantes. Buen interludio. En la parte del artificio, hielo seco provocando aromas a vainilla.

Seguiríamos con una extravagancia, la mirada del chef hacia Picasso y el petróleo colombiano (así nos lo relató la sala) en forma de pollo, tinta de calamar, manzana y aceituna negra. La ave con una buena textura preveniente de la baja temperatura en una combinación que a nuestro modo de ver no congeniaba.

Pollo+TIntanegra_ElCielo

Finalizaríamos el mundo salado con un steak tartar de solomito con cebolla roja, pimentón, mango y gulupa (fruta muy similar al maracuyá). Plato muy jugoso, mezclando puntos picantes y ácidos, donde el pan es sustituido por la arepa colombiana.

Steaktartar_ElCielo

Los postres comenzarían con  una anodina trufa de chocolate y piña colada, donde el interior con el cocktail nos pareció seco. Probablemente un centro con una textura más fluida, y algo más de profundidad en sabor, hubieran mejorado este bocado.

trufa_ElCielo

Para rematar zapote, café, jengibre y maracuyá. En este caso se vuelve a jugar con la amalgama de sabores: ácido, dulce, amargo, picante y variedad de texturas. Por encima de la corrección, sin llegar al entusiasmo.

Zapote_café_Jengibre_Maracuyá_Elcielo

Estamos antes uno de esos claros ejemplos donde el contenido y la homilía previa a cada plato están claramente por encima del sabor del condumio. El foco en despertar otros sentidos pueden llegar a provocar que la concentración en el gusto no sea suficiente. Cuando se abordan platos colombianos, y se renuevan con el uso de nuevas técnicas, e ingredientes menos pesados, creo que se alcanza una mejor línea gastronómica. Se trataría de buscar la esencia de la cocina local en lugar de importar una cocina más internacional donde la posibilidad de destacar es más compleja.

El Cielo Bogotá : Discurso efectista

 

Previous Restaurante El Brote : Un paraíso micológico
Next Altrapo Noviembre 2014 : Alta y accesible culinaria

7 Comments

  1. Fernando Gil
    17 noviembre, 2014
    Responder

    Clarísimo y razonado análisis de lo que te ha gustado y te ha disgustado de su cocina. Personalmente creo que estos discursos efectistas en España “no cuelan”
    Enhorabuena, gran post.

    • 17 noviembre, 2014
      Responder

      Creo que ya no. En Colombia puede resultar novedoso, pero hay peligro si el convencimiento solo está en los fuegos de artificio. Por decirlo de una forma más poética. No se sientan las bases para alcanzar la esencia.

  2. 17 noviembre, 2014
    Responder

    Totalmente de acuerdo, sin sabor la comida no tiene sentido alguno. Empezar con un “carajillo” no tiene precio…
    Y la bodega, ¿qué tal?

    • 17 noviembre, 2014
      Responder

      la bodega a precios astronómicos; creo que fueron 60€ por un riesling chileno. Creo que en Lationamérica (fuera de Argentina y Chile), el vino es un producto de lujo.

  3. Toni Grimalt
    17 noviembre, 2014
    Responder

    O sea, qué no me pillo un avión hoy mismo para ir a probarlo, ¿no?
    Esos menús efectistas se llevaron aquí hace unos años, pero hoy andamos de vuelta. Creo que allí, más pronto o más tarde, acabarán también por darse cuenta. Si hay que elegir algo, me quedo con el steack!

    • 17 noviembre, 2014
      Responder

      No, Toni no pilles ningún avión. El tiempo mejora todo. Mi gourmet de cabecera también me ha comentado que su veredicto no fue bueno.

  4. Aurelio G-M.
    28 noviembre, 2014
    Responder

    Don Isaac, es usté ubicuo!!!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *