Güeyu Mar : El pez y el fuego.


Que Güeyu Mar está en este momento de moda es un hecho, restaurante lleno, doblando mesas en un día no excesivamente playero. Que no es una moda, y también ha venido para quedarse es un hecho. El restaurante dispone de tres terrazas y un pequeño interior; así como de parking privado, y una zona de chiringuito con una oferta totalmente distinta a la que ha dado fama a este restaurante de Playa de Vega al oeste de Ribadesella. En el exterior se muestran, diría hasta con orgullo las botellas que se van consumiendo, destacan por su cantidad las de champagne, albariño y ginebra, teniendo esta última su propio rincón decorativo.

En 2007 Abel y Luisa abrieron este rincón en la Asturias más oriental, con fe en ellos mismos eligiendo un emplazamiento bonito, donde se sintieran cómodos, y mirarán al mar, a ese mar del cual se extraen esas piezas de “joyería” que se muestran y cocinan al público cada día. Aquí se viene a disfrutar de un producto excelso, y de la brasa. Como Abel, ha comentado en alguno de los videos que publica. “Nosotros, estamos con el pez”.

El fuego y el conocimiento como únicos instrumentos para sacar el máximo rendimiento al producto, que cada día provoca un reto, y requiere una intervención parecida pero diferente. El tiempo, la observación, las pruebas y el sudor como vías de aprendizaje, para llegar a ser un verdadero maestro de las ascuas.

Comenzamos con una nécora a la brasa, pieza de unos 200-250 gramos, muy prieta de su carne en su interior, como debe de ser. La brasa en este caso tiene una aportación ligera, casi únicamente de sensación olfativa, y para nada tiene un sabor predominante; manteniendo el del crustáceo que es inmejorable. Sobresaliente.

Andarica_red

A continuación, el desfile de pescados comenzaría con la merluza, sin ningún tipo de aderezo adicional más que el calor y el fuego. Pura sutilidad, con unas lascas que se separaban por sí mismas con nuestra mirada. El sabor de la brasa alcanza un mayor grado ante la elegancia frágil de la merluza.

merluza_red

El tataki de rape ofrece la oportunidad de degustarlo tanto cocinado como cuasi crudo, como en el caso de la andarica las ascuas aparecen de forma más tenue. El interior del pixin muestra un color entre rosáceo y blanco. Personalmente me quedo con la parte exterior, algo más cocinada, que evidencia un gusto más reconocible, y una textura más agradable.

tatakirape2_red

En nuestra anterior visita, en Enero de este mismo año, no pudimos probar el virrey. Así que esta vez no podíamos dejar pasar la oportunidad de degustar ese pescado que Abel tanto reivindica, habiéndolo convertido en el diamante de su joyería. Carnes prietas, jugosas, punto perfecto, en el cual las espinas parece que se apartasen solas al notar los cubiertos acercarse. De gran suculencia, sobre todo en las partes más cercanas a la cabeza. Recuerdos familiares que aparecen gracias a personas que ya no están con nosotros, y que nos enseñaron a  succionar las cabezas de los pescados apelando a su mayor jugosidad. Solo por este pez merece la pena el viaje. Entre los mejores.

Virrey3_red

Siguiendo la recomendación de Abel, también se incluyó en este quinteto de pescados titulares el mero, al que en las redes sociales él había denominado chuleta blanca. Después del virrey, nos pareció que estaba uno ó dos escalones por debajo. Sin tanta jugosidad como el anterior, posiblemente le faltará un poco de infiltración de grasa para apreciar mayor gusto.

Mero_red

Luisa nos había dado la pista sobre una bonita de unos 50kg, bonito dije yo, bonita insistió ella. Ahí se quedó el diálogo por incapacidad de contestación por mi parte, y por su conocimiento frente al mío, más bien escaso. Una buena pieza de la misma estuvo atemperando en el mostrador cercano a las brasas durante al menos dos horas. Según el saber de Abel, etapa necesaria del proceso para que la grasa del pez aflorara. Y tanto que apareció, como si de la ventresca se tratara pero con mayor potencia de sabor, y ese toque pantagruélico que le da el tocino de este “pescado”. Con este plato, nos asombran, por la calidad del producto, su tratamiento y posteriormente su corte, todo da como resultado, saborear el bonito como no lo habíamos hecho antes. Suculencia y máximo esplendor para rematar un diálogo entre las brasas y el pescado.

Bonitaantes2_red

Bonita_red

Focalizarse, convertir la especialización en el pescado en peregrinaje de gastrónomos a un pequeño pueblo de la costa asturiana,  a través de una selección severa del producto, y la sabiduría de los rescoldos de la lumbre. La evolución de las brasas vía la profundización en ellas, de su continua y obsesiva observación, y de lo que éstas insinúan cada día, junto con los frutos de la mar que también expresan sus diferencias de forma continua. El refranero español modificado, “las brasas, con sudor entran”. una vez más nos vamos impregnados, nos llevamos en nuestra memoria, las brasas, la delicadeza del fuego, y esa andarica, el virrey, y la bonita.

Por otra parte, el servicio algo lento, y sobrepasado por el número de comensales, pero tenemos presente que estamos en la semana más álgida del año; lo cual también provoca cierta severidad en los precios que en Güeyu Mar son variables en función del precio al cual el mejor pescado se paga. Aquí se compra lo mejor, y eso se paga.

La voluntad de la mar, el esfuerzo de los pescadores, la selección del producto, y la pericia brasera son los pilares de una inmersión en el mundo del pescado de manos de Abel “El parrillero” y su mujer Luisa.

Parrilla_red

Güeyu Mar : El pez y el fuego

Como dice Juan Perro en “la Charla del Pescado”: “Será que siempre he estado yo del lado del pescado” , perfecto maridaje musical para una comida en Güeyu Mar.

Imagen de previsualización de YouTube
Previous Mexsia : México y Asia de la mano de Oscar Calleja.
Next Mugaritz: Un dilema gastronómico.

10 Comments

  1. kintiman
    13 Agosto, 2014
    Responder

    Con todo eso me meto yo entre pecho y espalda una botellita de champagne, que se que los tienen muy buenos y a dormir la siesta a la playa.

    • 13 Agosto, 2014
      Responder

      Lo hubiera hecho, pero los acompañantes no querían champagnes, dos botellas de La Mar, un albariño de entrada fácil. la carta de champagnes es extensa.

  2. Jon Ander
    13 Agosto, 2014
    Responder

    Trabajar la parrilla no es sencillo y menos aún conseguir esos puntos idóneos pero cuando se consigue el resultado suele ser apoteósico.
    Yo también me hubiese quedado sin palabras con lo de “bonita”.

    • 14 Agosto, 2014
      Responder

      Lo de la bonita está posteriormente contrastado, en el País Vasco tenéis grandes asadores que tengo pendiente visitar

  3. Toni Grimalt
    15 Agosto, 2014
    Responder

    Muy atractivo, Isaac. Cuando has hablado del tataki de repe he ejercido de mal agorero y he pensado que seguramente esa parte cruda central no sería muy de mi gusto (más que nada por la textura). Veo que no andaba desencaminado.

    Oye: la meluza, la bonita… ¿ni dos gotitas de aceite de oliva? Yo ya descarto salsas y demás para un buen producto, pero me costaría renunciar a echarle un chorrito de AOVE.

    Cuídate, crack!

    • 15 Agosto, 2014
      Responder

      La bonita y la merluza no lo necesitan, ademas en las parrillas cada parrillero con su truquito va humedeciendo algunos peces con sus unguentos..

  4. Aurelio G-M.
    15 Agosto, 2014
    Responder

    Qué bien te han sentado las vacaciones!
    “El Kun de los gastro-bloggers” te vamos a llamar.
    Me ha encantado la crónica y el lugar, que ya nos lo habías presentado, pero en esta ocasión me han dado todavía más ganas de ir.
    Quizás os debían haber servido el mero antes que el virrey… ¿no? A priori, parece que el virrey es un pescado más sápido que el mero

    • 15 Agosto, 2014
      Responder

      Puede que si…pero este dia habia mucha gente y mandan las brasas…imprescindible y mas economico q los asadores vascos…

  5. elisa
    20 Agosto, 2014
    Responder

    Que pintaza y que punto mas bueno tiene todo……….Eres como un pez en el agua

    • 20 Agosto, 2014
      Responder

      Como sabes, nos han enseñado a que nos guste el pescado, hemos visto en casa como nuestra madre se relamía; en Gueyu Mar se ama a los peces

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *