La Casa del Carmen: Melosidad para recordar


Fin de semana familiar en Toledo, y antes de llegar a la altura del kilómetro 61, nos incorporamos a la vía de servicio para llegar a La Casa del Carmen (Olías del Rey) perteneciente al Grupo de El Bohío y donde la cocina está gestionada por Iván Cerdeño, discípulo del actualmente televisivo Pepe Rodriguez Rey.

Tuvieron como detalle el permitirme tomar uno de los menús, aunque mis acompañantes tirarán de carta de forma breve; por lo cual sin que sirva como precedente nos tuvimos que decantar por el menú clásico, más corto que el degustación.

Se comienza con un trío de aperitivos común a todos los comensales, en primer lugar remolacha, queso y anchoas equilibrado, y correcto, no lo recordaremos en exceso. Se sigue con un taco de carcamusas, pequeño bocado más sabroso, el tomate con un poco de alegría mexicana. Para finalizar con unas gachas manchegas con mojo verde y bizcocho de pimienta, muy etéreas y livianas acabadas en el sifón, me atrevería a decir que las faltaba algo de potencia.

Tac_carcamusas_red

 

Gachas_machegas_red

A continuación setas con huevo (sin ser este a baja temperatura). Trompetas de la muerte, níscalos , boletus, y el huevo como escalfado consiguiendo que la clara se expanda, y manteniendo la yema en su punto como si de uno frito se tratara. Una combinación clásica, eterna y de temporada que casi nunca defrauda si los productos son buenos.

Huevosetas2_red

Seguimos con presa ibérica con guiso de berenjenas de Almagro,  una combinación sápida  que no me acabo de convencer, aunque en cierta medida la berenjena y su encurtido sirvieran para ir limpiando la grasa de la presa.

Presa+berenjenas_red

Para finalizar solicité cambiar el pescado del menú (lubina) por los archiconocidos callos de El Bohío, ya que aquí se sigue la misma receta, y estamos seguros que Iván más de una vez los habrá realizado en la casa madre de Illescas. Les puedo asegurar sin dudarlo que son los mejores que jamás haya probado. Pura potencia por un lado y por otro una melosidad, y densidad de otro planeta, conseguida por un alto porcentaje de pata y morro en su preparación. Mientras la nueva cocina algunas veces trata de suavizar y domesticar los guisos tradicionales, aquí los callos lleguen a este sumun sin restarles un ápice de potencia, solo con buenos productos, y lo que es aún más importante proporciones, y mano de cocinero.

Callos2-red

Fue tanto el placer que tuvimos que aplacar un bucle gulesco con un segundo plato, además el pan de candeal que sirven es el acompañamiento ideal para construir barcos de placer. Por melosidad, y potencia, me acordé del plato A modo de estofado de salazones de Eneko Atxa donde la base es un caldo de alta densidad de manitas de cerdo. Sin duda un momento gastronómico que recordaremos. Receta y video.

Para finalizar, queso, miel y manzana verde , la fruta aportando mucha acidez (la necesitaba) en granizado, la miel en gelatina y el queso es una especie de mousse frío. Ingredientes que esta vez sí que combinan y encajan, y el resultado es agradable tanto en boca como al ir limpiando interiormente.

Queso_manzana_miel_red

Al reflexionar, pensamos que puede que no hayamos podido degustar todo lo que Iván lleva dentro al elegir un menú corto y clásico, pero por otra parte hemos descubierto donde se pueden comer los mejores callos que conocemos, lo cual por sí solo merece la pena ya que es una elaboración que nos encanta. Un plato de esos que hacía muy de vez en cuando mi madre, dando olor a toda la casa, y haciendo feliz durante unos cuantos días a mi padre.

La Casa del Carmen: Melosidad para recordar.

Previous Millweek : Coque, Maralba, EL Cenador de Amós, Casa Gerardo, Echaurren,…
Next Restaurante Tampu : Un viaje iniciático a la gastronomía peruana

14 Comments

  1. Fernando Gil
    13 octubre, 2013
    Responder

    Por lo que comentas, esos callos no son para hacer barcos, sino un astillero entero !!

    • 13 octubre, 2013
      Responder

      Fernando, está cerca de Madrid; y la visita merece la pena. Hazme caso, vete y aprietate unos callos; y luego nos lo cuentas

      • Fernando Gil
        13 octubre, 2013
        Responder

        Jajajaja, yo también utilizo lo del “apriétate…”, siempre para platos contundentes, claro. Si voy, no dudes que os lo contaré.

  2. Jon Ander
    13 octubre, 2013
    Responder

    Sin duda acertado el cambio. Lubina puedes probar en mil sitios y por la pinta unos callos así no es tan sencillo. Yo “afortunadamente” los cato poco y mira que he comido platos y platos. Pero me pongo de pan hasta las orejas.
    Mi madre más que a mi padre, al que le hacía feliz era a mi.
    Setas y huevo, como bien comentas si el producto es bueno, es un plato que no fallará jamás.

    • 13 octubre, 2013
      Responder

      JOn, es que es dificil contarlo edesde la primera cucharada te atrapan de verdad……

  3. Aurelio G-M.
    13 octubre, 2013
    Responder

    Joé, cómo echo yo de menos tomar unos buenos callos de vez en cuando.
    Y esos de la foto tienen una cara…

    • 14 octubre, 2013
      Responder

      Aurelio, si ves entre Madrid, y Toledo, ó un día a Toledo, ni te lo pienses, recordaras esos callos por un tiempo

      • Aurelio G-M.
        14 octubre, 2013
        Responder

        Tomo nota!

  4. craticuli
    14 octubre, 2013
    Responder

    Eso de menu clásico es relativo. No parece la nomenclatura más adecuada para ciertas preparaciones. Platos como el taco de……, o esa fusion con mojo verde suenan demasiado a oportunismo, a moda, la personalidad de un cocinero creo que no pasa por subirse al carro de las tendencias, si no por crear la suya propia.
    Lo de los callos que comentas es capitulo aparte, ¡que pinta!. Me ha encantado eso de barcos de placer (como te lea Angel Leon lo copia), con ese aspecto ellos solos justifican la visita.
    Saludos.

    • 14 octubre, 2013
      Responder

      Los aperitivos son comunes, son combinaciones manchegas renovadas.
      Lo de los callos…de otro planeta….

  5. oscar 4435
    14 octubre, 2013
    Responder

    Pues si te recordo a los salozones de Eneko , pedazo plato que te dieron.

  6. Manolo
    31 octubre, 2013
    Responder

    Hecho en falta que este restaurante disponga de web, a día de hoy hasta la peor tasca dispone de ella, eso me crea algo de dudas a la hora de acudir al mismo.

    • 31 octubre, 2013
      Responder

      Me pasó lo mismo de la web. Me dijeron que tienen, pero desconozco que lío tendrán. De todas formas si te quieres tomar unos buenos callos, vete independientemente de la web

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *