StreetXO: La barra más neo-castiza y bullanguera de Madrid


Subo las escaleras automáticas del Corte Inglés de Callao, son nueve plantas, diferentes secciones, me topo en la 7ª con un edredón de Mickey, en la 8ª octava con una Clínica de Sanitas y otra de belleza, ¿Pero qué antesala es ésta? ¡Vaya recepción os habéis currado¡. Me dirijo al hermano de DiverXO; StreetXO; ni uno es pequeño, ni otro es mayor son propuestas distintas. Llego pronto, muy pronto, veinte minutos antes de que abrieran, lo hacen a las 13:00. Me da tiempo para sacar fotos de las vistas, la Gran Vía y los que pasean por ella parecen pequeños, yo hoy me siento grande, se que lo me espera, va a ser grandes, expectativas altas, y abierto a todo. Antes de que el reloj llegue a las en punto, me atrinchero a la barra, de aquí no me desplaza nadie, y eso que no hay taburetes.

Hablo con Jhony, y le dijo que me pongan lo que quieran, que quiero disfrutar y acabar con el chili crab. Se incorpora David Muñoz (DiverXO) y Rafa, sin hacer ruido y concentrado el primero, comienza a preparar una especie de sopa con chipirones y moluscos. El segundo comienza a mandar, a distribuir, es el alma mater. A los cinco minutos, en el otro lado de la barra está Diego Guerrero (Club Allard). Suena fuerte Muchachito Bombo Infierno, y casi sin haber empezado, ya me siento de maravilla. Estoy en la barra más auténtica de Madrid. No nos quedemos solamente con ese epígrafe de comida callejera, aquí se come mejor que en la mayoría de los restaurantes. Mucho sentimiento, y más trabajo.

Comenzamos con el cocido Hong-Kong-Madrid. Gyozas rellenas de gallina con huevo de pato cocido y picado, hierbabuena, un caldo de cocido bastante denso, y unas gotas de salsa de chiles. El Atlético de Madrid se ha ido a hacer una gira por Asia, y hay un cocinero que les quiere hacer un homenaje,  y entonces se le ocurre este plato. Cuchara sin piedad, muy sabroso, especial para estos meses de invierno. Conexión Asia – Foro.

Contabilizo ocho personas, casi todas ellas cocinan, tienen muy poco metros cuadrados. La  barra se llena, tener un sitio es un privilegio. Horno Josper en una cocina mínima, eso es un lujo, a veces hay lujos callejeros con la Gran Vía a tus pies.

Horno el Saam de Panceta ibérica a la brasa con mejillones, shitakes encurtidos, salsa shirasa y tártara. Me recomiendan hacerme unos rollitos con la lechuga, la hierbabuena, le perejil,  todas las hierbas, y el resto de ingredientes. Me mancho, me chupo los dedos, ensucio el papel de mantel, el rollo gotea, bromeo con el de al lado, guiño el ojo a David. La panceta seguro que está hecha durante mucho tiempo a baja temperatura. Sabores contrapuestos, fuertes, ácidos, todo armonizado, compensado. Mientras escribo, escucho Asian Dub FOundation, como marida esta música con los sabores que todavía tengo en la boca. Además de comer de fabula, aquí una se lo pasa bien. Acabo el plato, se me van los pies, casi bailo; miro al frente y veo al “diablillo”. David por favor pide a Isidoro Alvarez que te deje abrir por la madrugada, que hay comida asiática muy mala a esas horas por la Gran Vía. Los estómagos de los noctámbulos te lo agradecerían, y además seguirían danzando.

Esto es mucho más que finger food, si quieres te puedes cambiar los cubiertos (plástico) en cada plato para que luego digan. Pues vamos a seguir pringándonos con una cococha con tuétano, éste se saca del hueso con los cubiertos ó con el dedo, se trocea y se mezcla con la cococha, y el kimchi. Densidad, gelatina, melosidad, sabores, textura. ¡Momentos de Viridiana!. Ahora suena una versión house de Nirvana.

Si la música no estuviera alta, se oiría el ruido de las cacerolas, el horno, el micro, los cuchillos; seguro que habría armonía en los sonidos. Ahora ya es más difícil hacerse con un sitio, e invitan a la gente a hacer un “take-away”. Le preguntan a David que tienen que hacer para comer en su restaurante. Tiene paciencia. A punto estoy de romper la presión y decirles: ¡En la web,…………….!. El de al lado me pregunta que más se pide, le dijo que el chili crab. Me invita a un vino. Lo está flipando.

Antes de servirme el chili crab, me traen una bolognesa thai, con una especie de gnocchi que son de arroz en lugar de patata. El plato al servirlo, exprimen un poco de mandarina. En este caso, sigue la función verde de las hierbas, de suavizar, compensar. Me ha parecido dentro lo particular, lo más convencional.

Hay que destacar que al ser servido, el camarero te explica con detalle cada plato, y lo remata delante de ti, dando buenas explicaciones del por qué de cada uno de los ingredientes que se añaden al final.

Antes de la bolognesa, Rafa, que es la persona que gestiona esta barra diabólicamente divertida, me enseña el cangrejo que gracias al fuego, el pimentón, el chipotle y el palo cortado va a convertirse en el CHILI CRAB.

Lo sirven con pan chino, y lo acompaño con una palo cortado. Como “toppings”, lima exprimida, chalota frita y deshidratada, cebolleta, . Comienzo a cucharadas, y sigo a cucharadas. Sin ser muy picante, y dado que se sirve caliente, mi temperatura y la frecuencia del cuchareo aumentan. Me siento bien. Respiro hondo, y prosigo. Sensaciones cíclicas. Luego a coger el cangrejo con los dedos, y devorarlo. El sabor está en la salsa.

Para acompañar todo esto, hemos comenzado con una Alhambra, luego un Pinot Noir Austriaco, y posteriormente ese palo cortado.

StreetXO me suena a Naxalite de Asian Dub Foundation del álbum Rafi´s Revenge

Imagen de previsualización de YouTube .

Estamos ante la barra más neo-castiza y bullanguera de Madrid, pero tremendamente coordinada, y sobre todo de gran calidad, y con unas ganas de agradar de alto nivel. Aquí todo el mundo lo vive.

En lo gastronómico, sutileza y contundencia a la vez en el cocido. Mar y montaña en ese Saam de panceta ibérica, un rollo externamente vegetal que por dentro presenta una de las pancetas más melosas que he tomado. Atrevimiento descarado en esa cococha con tuétano que es puro vicio. Y para acabar con la degeneración, ese chili crab, alta frecuencia sápida que va directamente a tus neuronas.  Como me avanzaba un amigo, placer lisérgico; podrían sonar los Doors. Venir con alguien que de verdad disfrute de la gastronomía, lo pasaréis bien.

Tengo la sensación que David y su equipo disfrutan mucho haciendo esto, y eso se transmite. Talento, ganas, trabajo, esfuerzo.

Bajo en ascensor, no quiero volver a ver a Mickey en un edredón. EL ascensor es la autopista hacia un pequeño cielo gastronómico, pero David Muñoz no es Michael Landon.

Previous Lakasa Dic 2012: Donde te sientes como en la tuya
Next Casa Cofiño: Más de tres referencias por habitante

20 Comments

  1. kintiman
    17 Diciembre, 2012
    Responder

    ¡Joder macho! solo con leerte me ha subido la adrenalina y el hambre, jajaja.
    La próxima vez que bajemos a Madrid y no encontramos mesa en Diverxo, ya sabemos donde ir.

  2. Fernando Gil
    17 Diciembre, 2012
    Responder

    Gran crónica y grandes fotos. La 1ª parece un cuadro de Antonio López.
    Y la música, bueno, no es del tipo de la que suelo escuchar, pero reconozco la buena música, sea del estilo que sea. Otro tema de conversación cuando nos veamos !!!

    • 17 Diciembre, 2012
      Responder

      Por eso menciono lo de la barra bullanguera, lo es porque la múica está alta. Hay análisis y premeditación en el tipo de barra y propuesta que quieren ser.

  3. oscar 4435
    17 Diciembre, 2012
    Responder

    Y para reservar también , el mismo lió que en el diverxo o mas fácil.

    • 17 Diciembre, 2012
      Responder

      Es una barra, aquí no se reserva. Llegas, te atrincheras y punto. LA cocina no cierra desde las 13H, hasta las 23h.

  4. potoko1981
    17 Diciembre, 2012
    Responder

    tengo ganas de ir, xo no entiendo q el local se llame Streetxo, esté en El Corte Ingles, en la planta 9º, y encima no te puedas sentar, me tira tanto xa atras… hubiero sido rompedor ponerlo a pie de calle, xo aun así como soy incondicional de DM tendré que ir a probarlo!

    • 17 Diciembre, 2012
      Responder

      Se llama así por el tipo de comida que ellos dicen que es “callejera” con ese concepto de callejeo asiático. Tienes que ir a probarlo. te puedes sentar porque la zona gourmet de el Corte inglés tiene diríamos zonas comunes donde te puedes sentar con lo que hayas comprado en cada garito. Pero solo vale si vas a coger 1 ó 2 platos, si quieres probar muchas cosas, tienes que hacerlo en barra.
      Alfonso el concepto es distinto, la música está alta, pero se come (que es lo importante) muy bien como te puedes imaginar. Se recomienda visitar a primera hora. Cocina abierta a tope a las 13:00. Por ahora está apareciendo David los domingos y lunes cuando cierra DIverXO

      • potoko1981
        17 Diciembre, 2012
        Responder

        no sabía lo de las zonas comunes… lo compro! iba a ir de todos modos, xo gracias!!

        • 17 Diciembre, 2012
          Responder

          Lo pides para take-away, y te buscas un poco la vida en esas mesas comunes. Terraza con vistas a la Gran Vía, pero a mi lo de cenar con el abrigo puesto no me va. También hay zonas comunes dentro.

  5. G-M
    17 Diciembre, 2012
    Responder

    Joé, que bien has plasmafdo el ambiente, la atmósfera, con la gente, la música, los colores… Enhorabuena!
    Y abren los sábados noches y domingos?

    • 17 Diciembre, 2012
      Responder

      Gracias, si creo que no cierra, está abierto de 13 a 23H todos los días. Es decir puedes ir a merendar un sábado, en lugar de ir valor ó a San Ginés. Lo puedes confirmar en Twitter @StreetXOMadrid…que es su cuenta

  6. Jon Ander
    17 Diciembre, 2012
    Responder

    Me parecía difícil pero te has superado. Menudo “peazo” comentario maravillosamente ilustrado. Enhorabuena, Isaac.
    Al final me voy a tener que tomar en cuenta tu consejo e irme a vivir a los Madriles, al menos por una temporada.
    Pregunta en el Ayuntamiento si necesitan alguien que les gestione un poco esos montes y me cuentas. 🙂

    • 17 Diciembre, 2012
      Responder

      Ja,ja,ja…bien que te guste Jon Ander. Aquí en lo gastronómico, si quieres no te aburres

  7. Craticuli
    19 Diciembre, 2012
    Responder

    Las fotos son malísimas comparadas con la calidad de tu comentario, jeje.
    La primera ilustración parece de A. Lopez.
    Saludos y gracias por compartir con nosotros tu afición y mostrarnos estos sitios con tal lujo de detalles.

    • 19 Diciembre, 2012
      Responder

      Gracias craticuli…en eso consiste la complicidad en compartir experiencias, y pasarlo bien. Cuando vengas a a MAdrid, avisa con tiempo

  8. Elena Alfaro
    22 Diciembre, 2012
    Responder

    Bravo Isaac! Que ganas me han quedado de pasar un día por allí, y lo de la músic me ha vuelto loca.
    Hacía tiempo que no entraba a tu blog. Enhorabuena (y a ver para cuando la reseña del Club…)
    Besos, Jelen

    • 22 Diciembre, 2012
      Responder

      Me queda pendiente la reseña de nuestro club gastronómico…..has visto el post de Las Rejas??? A streetXo es para ir sin niños…..

      • Elena Alfaro
        24 Diciembre, 2012
        Responder

        Ya probé el chilli crab en Singapur, donde es plato estrella, así q tendré q ir a comparar…. Desde luego q sin niños, me pasaré un dîa desde el curro.

        Gran post!

        • 24 Diciembre, 2012
          Responder

          Como cantaban las grecas:¡ Ay, Chili, Ay Chili, Ay Chili, Chili, Ay Chili Crab¡¡¡¡¡ Seguro que lo pasas bien, la visita es para “Personas Mayores de 16 años”; no se puede llevar niños 🙂

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *