Mawey Taco bar: Taquería informal para un buen rato.


Guacamole Mawey taco bar

Hace cinco meses en la calle Olid muy cercana a la Plaza de Olavide se ha inaugurado Mawey Taco Bar. La primera sala accesible desde la entrada está ocupada con mesas altas y taburetes para un tapeo mexicano más informal y alborotador. A la derecha de la barra, se encuentra un segundo espacio de mesas bajas y mayor tranquilidad.

Los responsables de esta apertura son Fernando Carrasco y Julián Barros. El día de esta visita el primero oficiaba en sala, mientras que el segundo dirigía la cocina. Ambos con pasado en Punto MX, el restaurante mexicano más influyente en Madrid. Tanto la Tomata como Mawey Taco Bar son descendientes de personas que pasaron por el mexicano de General Pardiñas. La carta se compone fundamentalmente de tacos, quesadillas y algunas entradas, como el ya presente en multitud de cartas, guacamole; así como un buen número de cocktails.

Las intenciones parecen claras y se busca un entorno distendido en el que disfrutar de tanto tacos clásicos como “más de autor”. Pretensiones y precio controlados para expandir el espectro de público. Comenzamos por el guacamole. Aguacates en buen punto de maduración, acertados totopos y combinación que adolece de un punto de acidez. Similar carencia se encuentra en el aguachile de jurel con cebolla morada y chile habanero. El corte de pescado es fino y pulcro pero a la mezcla le falta ese impacto gustativo que conforman el picante (chiles) y la acidez (lima-limón) quedándose algo plano.

Aguachile Mawey Taco Bar

Mayor entonación en las quesadillas con huitlacoche, setas y crema de gamoneu. Especial gusto el aportado por el queso asturiano en una crema bastante rebajada que encaja muy bien con el hongo del maiz.

Quesadillas Mawey Taco Bar

A partir de aquí, póker de tacos. Todos ellos comparten cualidades, entre ellas el ser bastante gustosos y también generosos en cantidad. El primero, el taco de carnitas de pato con mole manchamanteles. Cuenta la tradición que se denomina así, por lo apetitoso que resulta y por ende lo rápido que se degusta, llegando a manchar los manteles. Chile pasilla, guajillo y ancho y diversas frutas para reducir la picazón. Un taco apetitoso y agudo.

Taco carnitas pato Mawey

Seguiríamos con el taco gobernador (tortilla azul) con queso Oaxaca fundido, lombarda encurtida, gambón y polvo de kikos. Conjunto diverso comandado por el crustáceo y buenos matices, tanto el crujiente de los kikos, como esa acidez que en este caso si limpia proveniente del encurtido. Disfrutable.

Taco gobernador Mawey Taco Bar

En esa línea de tacos más particulares de Mawey, el taco de oreja, sepia y chile habanero. Picoso y punzante por una parte y por otra un juego acertado de texturas; la untuosidad de la grasa de la oreja y por otra la tersura de la sepia. El picor se lleva por delante el sabor del mar y montaña.

taco oreja y sepia Mawey taco bar

El último, el taco suadero con ternera (del matambre), queso Oaxaca, aguacate, cebolla y tomatillo. El más equilibrado de los cuatro por el aporte tanto de la cebolla como del tomatillo. La carne crujiente en su exterior y ligeramente caramelizada. Para comerse un carro.

Taco suadero Mawey taco bar

En los últimos años en la capital se han puesto de moda las tartas de queso horneadas. En Mawey Taco Bar, la tarta de queso merece la pena. Buena densidad aunque en uno de los extremos se encuentra más abizcochada y notable sabor en que se distinguen ligeros toques de queso azul que vienen de nuevo del queso Gamoneu. Destacada.

Tarta de queso Mawey taco bar

Sin duda a Mawey Taco Bar se puede volver. El listado de tacos es amplio como para repetir y la ajustada relación calidad invita a dejarse caer a menudo. Los tacos son espléndidos en su cantidad y cuidados en sus ingredientes, siendo el equilibrio mejorable en algunas de las combinaciones con el fin de poder percibir con más claridad los diferentes ingredientes.

Un bar de tacos con buenas y acotadas intenciones gastronómicas que cuida los detalles como las tortillas, los totopos y la variedad de chiles para las distintas preparaciones. Servicio cercano y atento y ambiente que invita a platicar junto a una margarita o michelada.

Mawey Taco Bar: Taquería informal para un buen rato. 

Mawey Taco Bar

C/Olid, 6 Madrid 28010

Telf: 910117103

Precio medio: 35€

htttp://www.restaurantemawey.com

Previous Álvaro Garrido: " Solo me guía el sabor"
Next Trigo : "Camino por recorrer"

2 Comments

  1. Rafael
    18 mayo, 2018
    Responder

    De las varias veces que he ido, el taco que mas me ha gustado es el de buñuelo de bacalao, si vuelves y lo tienen pídelo. Otro de sus puntos fuertes son los combinados y las micheladas.
    Un lugar para repetir por su buena calidad y precio.

  2. Así lo haré. Totalmente de acuerdo contigo, en eso de repetir por la RCP y la calidad.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *