Canalla Bistro : Viajar sin salir de Valencia.


Según la RAE, canalla es sinónimo de gente baja, y ruin. Bien harían los académicos en modernizarse asignando alguna polisemia al vocablo. A mi entender, Ricard con el uso de esta palabra pretende informalizar el espacio y la propuesta, y también hacer notar que algunos platos tendrán una componente picante en su Canalla Bistró. Local estrecho, paredes en negro pintadas a tiza, cocina abierta en la pequeña sala del fondo.

Desenfado, jovialidad, ritmo, sobresaliente relación calidad precio, y una cocina actual y global son las claves del éxito del local de la calle Maestro Serrano. Ricard no ha recurrido a una carta de tapeo tradicional para llegar a una clientela masiva; sino que se ha complicado aportándole una vuelta más. En esta cocina hay fusión entre el Mediterráneo y Asia, que se saborea en los nems, el bocata al vapor, las empanadillas al vapor y la tempura melosa. En otros platos, Camarena nos recuerda sabores conocidos pero cambiando las formas, provocando al ojo y mutando texturas como con la croqueta de pollo al ast, el tartate de bonito con aguacate, el melocotón helado y el corte de Ferrero Rocher.

Está claro que algo se mueve en Valencia en relación a los locales que destacan por su relación calidad precio, ejemplos como Canalla, CentralBar, Vuelve Carolina, Mercatbar, Saiti, Mulandhara. Cocineros y empresarios que realmente modifican ó amplian sus propuestas para adaptarse a la situación actual. Partimos del menú que se pueda compartir a mesa completa, Comenzando con el nem vietnamita de salmón ahumado, rúcula, y salsa tártara de queso. Un rollo de primavera fresco (pasta de arroz hervida) con un ligero toque picante en esa salsa densa que equilibra la proporción de rúcula. Nem2_Canalla En la mozarella de buffala rellena de cangrejo al pesto es éste último quien marca el sabor principal del bocado. Personalmente fue de los que menos nos agradó, y creo que se puede mejorar equilibrando las proporciones. Burrata_Canalla En cambio, la bomba de patata, sepia y perejil es una delicia donde destaca el punto de los pequeños trozos del cefálopodo. La croqueta de pollo al ast es una pequeña declaración de intenciones en torno a la diferenciación; en no copiar la carta del gastrobar al uso. Sabor pleno de domingo a mediodía con una fenomenal fritura. Notable, un poco más de melosidad y se alcanzaría la gloria.

La adicción llega con la Tempura melosa de verduras ligeramente picante; entramos en bucle sápido con esa especie de mayonesa con kimchi coreano. Tremendamente umami. Surge la parte rebelde de Ricard, por la melosidad de la tempura, algo en contra de lo establecido. Se consigue empapando la verdura en una salsa de huevo, lima y guindillas. Volveremos a por ella porque es sobresaliente. tempura_Canalla La ensalada de alcachofas escabechadas, trufa negra, cacahuetes, y altramuces nos pasó algo desapercibida después del platazo anterior. Bocado más bien amargo donde no se nota la presencia de la trufa. Superable. Alcachofas_Canalla El tartare de bonito con aguacate me recordó al rollo de aguacate y buey de mar de Tickets. Una forma visualmente diferente de tomar un tartar de bonito, potencialmente más cómoda, y además creemos que mejor para combinar los diferentes ingredientes. Huevas, y germinados aportan crujiente, y frescor. Apetitoso. Aguacata&Bonito_Canalla Dos bocados conceptualmente similares son el bocata al vapor de Cerdo Pekin y la empanadilla al vapor de langostino al ajillo; productos muy nuestros, con ese toque asiático en el continente y en los ingredientes secundarios que le aportan un picante granuja. La segunda me comenzó a generar cierta dependencia. Cerdo_pekinés_Canalla Dumplings_langostino_Canalla Finalizaríamos con el sandwich de pastrami estilo KAT´Z, muy bien acompañado de cebolla, pepinillo, lechuga, mayonesa. Bocado gustoso. Como curiosidad en el local neoyorkino que da nombre al bocadillo se rodó la famosa escena de “When Harry met Sally” en la que Meg Ryan fingió un orgasmo, pero no estaba tomando pastrami sino un sandwich de brisket (corte cercano al pecho, falda de la vaca). Pastrami_Canalla Tanto en la propuesta gastronómica como en la del Canalla, los postres verdaderamente están a muy alto nivel. En este caso probamos el espectacular melocotón helado, muy estético, ya te ha ganado antes de probarlo, recuerda a los 80 con los cuasi desaparecidos naranja y limón helados. El adjetivo en el enunciado como provocación canallesca. Notable y refrescante. Melocoton_Canalla Para acabar el corte helado de Ferrero Rocher, que para mí es tan llamativo como el melocotón; en tamaño, en la facilidad para compartirlo aunque a la vista no sea así, y en su sabor que simula al famoso dulce, pero a nuestro modo de ver con una menor proporción de chocolate y más de frutos secos. Aplausos. Corte_Ferrero_Canalla En resumen, planteamiento de cocina abierta al mundo, viajera, glocal (global+local), con una carta extensa que invita a repetir, y donde se encuentran platos e ingredientes de varias gastronomías. Se nota que parte del equipo de cocina se comparte entre el gastronómico y ésta propuesta canalla, por cómo están acabados los platos, y la conceptualización de Ricard. En general sabores marcados, intensos, con toques ácidos, y sobre todo picantes y alegres, que provocan que algunos platos no pasen desapercibidos. De esos locales que en cualquier ciudad medianamente grande, es un éxito asegurado. Destacables el nem vietnamita, la bomba de patata y sepia, las empanadillas al vapor de langostino al ajillo, ambos postres, y de recordar la tempura. Canalla Bistro : Viajar sin salir de Valencia.

Previous Ricard Camarena Restaurante: Elegancia y sabor mediterráneos.
Next El Somni: ¿Llegaremos alguna vez a comer así?

24 Comments

  1. Jon Ander
    21 Abril, 2014
    Responder

    Pues me encanta la pinta que tiene esa tempura pero desde luego que la fotografía del melocotón es espectacular. Sabes que es de esas que te “robo” por una temporada.
    Isaac, “canalla” bien utilizado puede sonar incluso como un piropo, Un saludo.

    • 22 Abril, 2014
      Responder

      La tempura espectacular, yy el melocotón super estético y fresco…No te preocupes por las fotos, mientras no las vendas….Lo de canalla tiene su aquel, ya lo dijo al comenzar el post que se debería revisar su significado en la RAE…

  2. Otilio Haro
    21 Abril, 2014
    Responder

    Se nota que fue la tempura melosa lo que más te gustó. Para mi el más adictivo de todos.
    Me gustó mucho esta propuesta que ofrece Ricard.

    Un saludo

    • 22 Abril, 2014
      Responder

      Gracias por entrar y comentar por primera vez Otilio, adictiva es el adjetivo de la tempura. También me gustó esta propuesta, y además con fondo de carta para repetir…

  3. Yo voy el miércoles a comer allí que quería hablar de él en mi blog (Petit et Gourmet) también, me quedo por aquí que tienes un blog muy interesante. Un saludo!

  4. Toni G
    22 Abril, 2014
    Responder

    Con lo cargadito que venía el fin de semana, no llegué a disfrutar del todo la experiencia en el Canalla. Además, la estrechez de la mesa, la temperatura de la sala, el ruido ambiente… vamos, que me agobié un pelín. Pero me preció una comida divertida, con un toque informal sin descuidar el producto, picantona (mezcla de pícara y picante) y que va muy con mi gusto.

    • 22 Abril, 2014
      Responder

      Creo que se puede llegar a disfrutar de esta comida de carta amplia…me gustó la propuesta….por su diferencia…

    • oscar 4435
      22 Abril, 2014
      Responder

      Yo también estaba un poco agobiado , mucha tralla , entre otras cosas.

      • 22 Abril, 2014
        Responder

        De las pocas veces que te he visto afectado…., cansado en una cena,….; pero ya te estarás recuperando….Creo que un poco por el calor del principio

  5. Aurelio G-M.
    22 Abril, 2014
    Responder

    Qué gusto da leerte, Billy Crystal!
    Cuando Harry encontró a Sally… ¡bien traído!
    Abrzs
    Aurelio

  6. Aurelio G-M.
    22 Abril, 2014
    Responder

    Por cieeto, el Canalla tiene esa doble vertiente: puedes ir en plan amigotes como fuimos esta vez, o en pareja, grupo reducido o similar como he ido yo en varias ocasiones.

    Indudablemente se disfruta mucho más como dicen Toni y Óscar de este segundo modo. Hay muuucho en el Canalla, mucho.

    Y beso que no estaba Juanma (el David del Canalla).

    Y eso que no pedimos la carta de vinos “del otro lado”…

    • 22 Abril, 2014
      Responder

      Habrá que pedir la carta del “otro lado” la siguiente vez, ó un Ganevat que soporte el menu canallesco

      • Aurelio G-M.
        22 Abril, 2014
        Responder

        Ese puntillo picante, cítrico, jengibre… ¡burbujitas!

        Quuuuué frescura!

        • 22 Abril, 2014
          Responder

          Buena recomendación, lo haré….la siguiente vez..claro que sí

  7. Aurelio G-M.
    22 Abril, 2014
    Responder

    Burbujitas, burbujitas: RC pide burbujitas…

  8. 23 Abril, 2014
    Responder

    También yo quede impresionado por esa Tempura melosa. Al principio no entendí, ya que pensé ¡qué contradicción! la buena tempura se caracteriza por quedar liviana y crujiente. Pero a medida que comía más y más me dí cuenta lo logrado del plato. ¡Genialidad!

  9. DexterMorgan & OliviaDunham
    24 Abril, 2014
    Responder

    Enhorabuena por el comentario! 🙂 Hemos disfrutado leyéndolo

    Nosotros cuando estuvimos en CANALLA hace unos 8 meses Ricard Camarena estaba sentado allí comiendo y pudimos conocerlo… es una persona genial, muy majete! Y además un maquinón en la cocina

    bye

    • 24 Abril, 2014
      Responder

      Gracias Dexter y Olivia por participar en el blog, nosotros también pudimos estar con él, tanto en Canalla como en la visita a RC, y si nos pareció un cocinero empresario con las ideas superclaras, y de esos que curran 18 de 24….

  10. craticuli
    25 Abril, 2014
    Responder

    Esto es algo más que una segunda marca, muy interesante. Parece que la reputación del que pone el nombre queda a buen recaudo tras la experiencia, algo que no siempre pasa con otros reputados cocineros, que se centran más en llenar la caja con estos locales que en el aspecto gastronómico.
    Lo de la tempura realmente singular.

    • 25 Abril, 2014
      Responder

      Es una segunda marca muy cuidada, y diferente; a se dice en el post ni una carta menos pretenciosa que RC ni la carta de tapeo más típica que hay ahora…Hace bien por una parte desmarcándose (estrategia), y mucho mejor ejecutando a tan alto nivel.
      Vete a Valencia ja, ja…

  11. Fer B.
    28 Abril, 2014
    Responder

    Qué ganas me han entrado al leerte de volver a por todo lo que me dejé aquella noche. Qué fotazas!

    Reconozco que llegué a esa cena con los “neumáticos muy castigados” y la sensación de agobio se apoderó de mí.

    Un saludo!

    • 28 Abril, 2014
      Responder

      Ja, ja hay que saber rodar muchas vueltas con los mismos neumáticos. Fernando es una cuestión de práctica…..

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *