La Panamericana: Un viaje por Latinoamérica a través de sus bocados


Visita a La Panamericana, concretamente al situado en la calle Antonio Pérez. Local decorado de forma sencilla, y eficaz con un uso frecuente de la madera y en tonos claros de cara a no empequeñecer los espacios. Nos decantamos por uno de los menús degustación, que combinan diversos platos.

El nombre hace referencia a un sistema colectivo de carreteras de una longitud de 25.800km y que va desde Alaska hasta Buenos Aires. EL símil viene dado por las diferentes especialidades que podemos encontrar en la carta, que representan a diferentes países americanos.

Comenzamos con un “cardito” express; se trata de un caldo de pescados y mariscos que se presenta en cafetera italiana. Se sirve el caldo, y se recogen algunos mariscos (gamba, mejillón, almeja) de la cafetera. Posteriormente se hace lo mismo con las verduras depositadas en el filtro, que han sido infusionadas. Presentación pensada, y original. Caldo agradable, y sabroso, por otra parte los mariscos algo pasados de punto.

CAldo2_red

Cafetera2_red

Seguimos con un temaki de bienmesabe. Se presentan unos conos que pueden ser degustados como si fuera un taco, donde la lechuga sustituye a la alga nori de un temaki real. También se acompaña de salsa de pato china, menta y otras hierbas aromáticas. La combinación es muy fresca, y sencilla de comer; buenos contrastes .Personalmente, prefiero que el adobo del cazón sea algo más potente. Snack correcto.

Temaki_red

A continuación el bloody mary acapulqueño. Un plato secuencial que comienza con el bloody mary (Tomate, tabasco, salsa Perrin´s, y vodka), se agita en la coctelera, y la camarera invita a brindar a los comensales. De repente se abre la mezcladora y en una copa se deposita la segunda parte, un conjunto de langostinos macerados en cebolla roja, lima, jitomate,… Sin duda lo mejor de la cena, por presentación, interacción con y entre los comensales y resultado final.  Indispensable. Otro “approach” muy ameno.

Bloody Mary

BloodyMary3_red

BloodyMary2_red

Estamos ante una propuesta informal que cuida mucho las presentaciones. Los platos se degustan con palillos, ó con los dedos; como el siguiente el cucurucho de ají de pollo. Tortillas mexicanas, y guiso peruano. Pequeña mezcla americana. Apetitoso, y ameno. Se puede repetir.

Cucuruchodeajidepollo_red

Procedemos con los tiraditos; el primero de corvina con aliño de lima, tomatillo y chipotle; y el segundo de pez mantequilla con tamarindo, naranja y maracuyá. El de corvina gustó, aunque presentaba un sabor excesivo a toques ácidos. Con el de pez mantequilla, damos un pasito atrás. Personalmente pienso que este pescado es algo insípido, buena textura y componente graso, pero poco sabor. Me parece un buen conductor de otros sabores; ahí están los “famosos”  nigiris de pez mantequilla con trufa de Kabuki, y el de Nikkei 225 con anticucho. Pescados que permiten mantener los sabores de otros ingredientes. De esta forma, el gusto del pescado está bastante tapado por el resto de los secundarios.

TIradito1_ok

Para finalizar la parte salada, la “parrillada caribeña”. Yuca, carne de entraña y cebolla frita. La carne demasiado hecha que junto con la yuca hacen que el conjunto esté algo seco, falta jugosidad, y algo de melosidad. Posiblemente una salsa, un jugo de carne ó que está esté bastante menos hecho podrían mejorar la combinación.

Parriladacaribeña_red

Acabamos con unas hostias dulces, obleas similares a las de la comunión con dulce de leche. Sencillo, eficaz, agradable para diferentes paladares, pero algo simple. Otro detalle imaginativo de cómo finalizar con una sonrisa.

Dulces_hostias_red

Resumiendo, propuesta pensada, articulada y entretenida con presentaciones curiosas y atrayentes. Culinariamente me ha gustado el bloody mary, el cucurucho de ají de pollo, el temaki de bienmesabe, y el caldito express donde puede mejorar el punto de lo sólido. Para desarrollar más ó perfeccionar la ejecución,  el tiradito de pez mantequilla y la parrillera caribeña. Desde una perspectiva gastronómica, proposición de nivel correcto dirigida a un segmento medio con una relación calidad precio adecuada (34€/persona con agua y cerveza). En definitiva, una propuesta de presencia atrayente con pretensiones gastronómicas ajustadas.

La Panamericana permite un viaje por Latinoamérica a través de sus bocados sin moverse de Madrid.

Previous Restaurante Punto MX : "Sigue siendo el rey"
Next Córdoba: Tradición tabernaria

5 Comments

  1. kintiman
    27 marzo, 2013
    Responder

    ¡Macho! eres el autentico descubridor de la cocina fusión e internacional en la capi.

  2. Jon Ander
    27 marzo, 2013
    Responder

    Yo siempre había pensado que las siglas IAG significaban International airlines group pero ya veo que realmente lo que significan es Isaac Aguero. ;-))))))
    Hay algo que te quede por probar?
    Bueno aunque veo que esta vez no te han “enamorado” al menos has probado cosas muy diferentes.
    Por ahora no te “mango” ninguna de estas fotos para sustituir al postre del otro día, me quedo con él.
    Un saludo.

    • 27 marzo, 2013
      Responder

      No viajo tanto…son las posibilidades de Madrid. Me voy para Cordoba, traeré fotos para “mangar”…Que prefieres? Salmorejo, berenjenas, rabo de toro, flamenquines,….

  3. Jon Ander
    29 marzo, 2013
    Responder

    Puestos a elegir me gusta el salmorejo, es un color que me encanta, además tiene un “aire” “restaurantero”. 🙂

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *