Mamma Mía: Gran risotto y pizzas en horno de leña


Visitamos Mamma Mía un viernes noche después de desplazarnos desde Madrid a nuestra querida tierruca (Santander). Sin nada en la nevera y con nuestro hijo de 4 años, decidimos ir a esta pizzería italiana con más de catorce años de presencia en el barrio de Cueto. Recientemente el mismo dueño que procede de Nápoles, ha abierto un nuevo local llamado Sorrento en Escobedo de Camargo.

Vamos con la idea preconcebida de tomar un risotto al funghi. Este nombre proviene de “riso”, arroz en italiano, y la palabra “risotto” hace alusión a un plato popular del norte de Italia en donde el arroz se cocina en caldo. La concepción del plato nace en la zona de Milán por 1574 durante el Renacimiento, aunque por el 1300 el arroz ya se cultivaba en la zona de Nápoles, para posteriormente extenderse al norte de Italia.

Dentro de la gastronomía italiana, el risotto es un primer plato, ya que se trata de una “sopa seca”. Debe ser cremoso, no caldoso, y sobre todo ligado. Según los italianos para su realización se deben utilizar arroces de variedad japónica, entre los que se encuentran tipos como “arborio” y el “carnaroli”. El arroz debe ser muy fino de grano gordo y alargado. Se necesita que cuando es cocinado suelte de forma progresiva almidón para que vaya ligando con el caldo, y llevando la composición hacia la cremosidad. Es clave también el ir revolviendo el arroz, ya que es el movimiento el que provoca que el arroz suelte al almidón.

El degustado cumple con los requisitos que mandan los cánones. Tremendamente untuoso, nada caldoso, al dente y pleno de sabor, con un buen parmeggiano rayado.

Además del risotto, de Mamma mía hay que destacar las pizzas hechas en su horno de leña, es el único restaurante italiano en Santander que posee este recurso y junto con el del Asador de Aranda son los dos únicos hornos de esta clase en la capital cántabra. Como el dueño, esta pizza tiene origen napolitano, ya que la masa es un poco más gruesa que aquellas que se hacen en Roma donde tienden a una masa fina. Da gusto que la pizza se prepare en el momento, delante de uno, en el horno de leña, se corte y ya esté servida y preparada para comer.

Opción ideal para esos días que te apetece un verdadero risotto, o una pizza comida como en una auténtica trattoria italiana.

Previous Luis Arévalo (Nikkei225): "Me apasiono por la cocina cuando detecto que soy capaz de transmitir"
Next La Guía Michelín en Cantabria y reflexiones sobre nuestra gastronomía

1 Comment

  1. Moongoose
    1 Diciembre, 2012
    Responder

    He comido un par de veces y doy fé que las pizzas estan muy buenas, buen local.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *