Pract&Co: Bravas y fideua, ¡ que más puedo pedir!


Buscamos en la RAE, la palabra práctico y de sus diferentes acepciones creemos que la más adecuada a la situación es: “Que piensa o actúa ajustándose a la realidad y persiguiendo normalmente un fin útil.  El fin sacar una restaurante adelante, el cómo adaptándose a la situación económica real del país. Propuesta que muchos restauradores han puesto en marcha como Quique Dacosta con MercatBar y Vuelve Carolina, Jordi Cruz con Ten´s, Iñigo Lavado con SingularFood, Dani García con Manzanilla. Nuestra opinión es que actualmente es necesario tener una propuesta gastronómica en los rangos de 30-50€ (según bebida, y platos); de lo contrario la gastronomía se alejara de la mayoría de la gente, y se quedara en una afición de tres  ó cuatro apasionados, frikies en los que me incluyo.

Por los horarios, una comida tardía los viernes es una buena posibilidad para comer con mi mayor cómplice (mi mujer), y el Pract&Co es una buena opción en la zona norte de Madrid (Plaza de la Moraleja).  Pract&Co es la propuesta de Victor Enrich (El Taller de la hamburguesa) en el local que anteriormente albergó L’atellier del Enrich.

Carta adecuada, ni muy corta ni muy extensa, ideal para compartir algún entrante, y luego decidirse por un plato, ó por un arroz ó fideúa a repartir.

Uno de las razones por las cuales somos fieles a los locales de Victor Enrich, es por sus patatas bravas, versionadas de las míticas del Bar Tomás en el barrio de Sarriá en Barcelona. 

Me recuerda mis años de vida en la capital catalana. En ese bar barcelonés, se sirven cerca de quinientas raciones diarias, y en fin de semana toca hacer cola. Uno de esos locales con éxito por un plato tan simple y complicado como las bravas. Para ser puristas, se trata de unas bravas mixtas ya que combinan un alioli con presumiblemente un aceite picante. Este aceite estimamos que ha sido conseguido, dejando descansar guindillas durante unos días para luego añadir pimentón picante. En el plato que degustamos en Pract&Co, el alioli se hecha sobre las patatas, y el aceite está en la base del plato. Placer castizo.

La estación otoñal invitaba a elegir una fideua de “tierra”, con ceps, butifarra, piñones, taquitos de jamón. Con el fideo tremendamente fino, que me parece que provoca un conjunto más sutil, y además con un golpe de horno permite que alguno de los fideos se tuesten, queden más crujientes, y en definitiva haya más de una textura en el mismo plato. Típico bocado para no parar de comer, para repetir, y repetir.

Mis primeras fideuas con este tipo de fideo fueron probadas en Vilanova i la Geltrú (Barcelona); plato muy típico de pescadores que se hace por esos lares con la morralla, con el pescado que no se vende de forma individual. Tras la fideua, posteriormente se sirve el pescado en un segundo vuelco con patata de forma hervida tras haber realizado el fumé. Si alguien se acerca por Vilanova, que no deje de probar la fideua del Peixerot.

Continuando con el Pract&Co, se pueden probar ostras por unidades, francesas e irlandesas, servidas perfectamente con hielo picado, limón y vinagreta. Probamos una francesa; perfecta.

Servicio joven,  uniformado, muy atento, cercano, con muchas ganas de agradar. De esos días que antes de salir, ya estás convencido que vas a volver porque la oferta está ajustada en precio, hay buen ambiente, te tratan bien y además soy capaz de rememorar viejos tiempos catalanes con esas bravas y esa fideúa.

Previous El Poblet: Pura satisfacción
Next Las Rejas: Donde se doman los ajos.

9 Comments

  1. Moongoose
    28 Octubre, 2012
    Responder

    Como me gustaria dominar el arte de la fideua, me vuelve loco.

    • 28 Octubre, 2012
      Responder

      Pues con el fideo fino…está muchísimo mejor..si vienes por Madrid…te llevo..

      • Moongoose
        28 Octubre, 2012
        Responder

        Hecho.

        Entiendo que estará mucho mejor, lo que no sé es si aumenta la dificultad.

        Hoy me conforme con un arroz con champis y pollo de casa.

        • 28 Octubre, 2012
          Responder

          Prueba con fideo y acabala con un golpe de horno/grill, para los fideos superiores.
          Hoy en casa cocido…madrileño..

  2. Jon Ander
    29 Octubre, 2012
    Responder

    Yo que soy un enamorado de las patatas, hechas de la manera que sean. Buena pinta tienen las de la foto. Y qué decir de la fideua, por aquí no la encuentras tan fácil, aunque algunos sitios sí que hay.
    Buen comentario, como siempre.
    Un saludo.

  3. kintiman
    29 Octubre, 2012
    Responder

    Esas fideuás con fideo fino y ese toque tostadito que les da el grill están de vicio y si ya les añadimos un pegote de allioli, para llorar. Que conste que yo le añadiría allioli a casi todo, jeje.
    Lastima que por estos lares sean difíciles de encontrar.

    • 29 Octubre, 2012
      Responder

      si el alioli es algo tremendo…en la foto no sale pero hubo ese “pegote” de alioli. Igual se lo podemos mencionar a Gustavo…si se atreve a hacerla con fideo fino y luego dar un toque de horno (grill)….Este puente le voy a ver y se lo comento…

  4. jesusg9
    22 Marzo, 2013
    Responder

    Hola,
    lurkeando cosas me encuentro esto, puffff que chisporroteos en la memoria: charnego con los estudios en la UPC de bcn, el Tomás, las fidegüas de fideo fino ….

    Tras mucho practicar ya me salen de 7 y con los fideos superiores levantados, crujientes y sin horno. Para ello: Al principio sofria los fideo hasta que muchos de ellos estén casi marrones, casi negros. Al final mantenga bajo el fuego mientras se evapora el agua hasta que se levanten los fideos. No hay miedo con los fideos ya que no se pasan como el arroz.

    Aproveche.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *