La Casona del Judío Bistró : Buscando su propio estilo.


Nos faltaba una vista al bistró de la Casona del Judío. Especialmente después de la gran experiencia en Agosto del año pasado en esa mesa gastronómica donde Sergio Bastard propone su cocina más personal. El bistró es una propuesta totalmente diferente tanto por atención e intención, pero sobre todo por estilo de  cocina. En ella, no se despliega por ahora el personalísimo estilo de Sergio Bastard; siendo la carta bastante clásica y conformada por platos mucho más reconocibles por un público mayoritario. De visitas anteriores breves y vermutianas, les puedo asegurar que se sirven unas de las mejores rabas de Santander. Calamar fresco perfectamente enharinado. Una verdadera delicia que un mediodía junto con un rayo de sol y un vermut es una combinación que encandila, y sigue fortaleciendo los lazos familiares y de amistades. En lo relativo a lo degustado en nuestra última visita; comenzamos por unas alcachofas en caldo de pollo de corral y garbanzos.  Potencia en el fondo y sutileza en la verdura. Un buen plato.

Alcachofas La Casona del Judío

Seguiríamos con un plato que actualmente está en un altísimo porcentaje de las cartas, el steak tartar . Acompañado de un helado de mostaza verde algo sobrante, y con una especie de regañás que desde nuestro punto deberían ser sustituidas por pan cortado fino y tostado . Dicho esto, solomillo cortado a cuchillo (carne menos picada) de altísima calidad. Como he comentado en anteriores ocasiones me hace apreciar más la carne.. Notable alto, pero pudiendo llegar al sobresaliente con cambios sencillos.

Steak_red La Casona del Judío

También probamos, el pulpo a nuestra maneraConcretamente viene asociado con puré de patata, hinojo para ir limpiando en cada bocazo, migas de pimentón y aceite de cebollino. Una combinación agradable, pudiendo mejorar el punto del cefalópodo hacia una mayor suavidad.

Pulpo2_red La Casona del Judío

En esa línea de carta tradicional, se presentan los chipirones de toda la vida. Pues eso verdaderamente como los de toda la vida, con un buen punto de plancha y una salsa de su propia tinta muy ligada, con un nivel de espesor muy agradable. Para mojar abundante pan y repetir.

Chipirones-red La Casona del Judío

Acabamos con un arroz cremoso con pollo de corral. Buena textura tanto la del arroz como del trozo de ave que lo acompaña. Untuoso y suave de sabor. Algo más potencia sería deseable, pero destacamos el plato en su conjunto. Arroz2_red La Casona del Judío Al equipo de la Casona se ha incorporado un nuevo repostero francés, por lo que dejamos espacio para poder probar postres.  Primero, una tarta tatín servida en vaso con una fabulosa galleta troceada y la manzana trabajada con mantequilla. Diferentes texturas para un postre reconocible pero distinto, que resulta un acierto. Tatin3_red La Casona del Judío Acabamos con una tarta de chocolate; potente, para golosos y amantes del chocolate, con un gran porcentaje de cacao, siendo casi inexistente la presencia de bizcocho. Se adorna con un macaron de gran calidad con sus tres texturas muy presentes e identificables. Tarta3_red La Casona del Judío En resumen, por una parte parece que la oferta de bistró se va consolidando poco a poco, aunque como hemos escrito algunos platos tienen margen de mejora. Por otra nos gustaría ver en un mayor número de composiciones el verdadero estilo de Sergio, elaborando una cocina más reflexiva que mezcla ingredientes de diferente naturaleza  de forma armoniosa. Ir moviéndose poco a poco hacia un bistró con estilo propio, no solo en cómo se elaboran los platos, sino también en cuál es la propuesta completa de la carta  desde un enfoque de mayor informalidad. Si resumimos lo probado destacaríamos tanto el steak tartar como los chipirones, el arroz y esa tarta tatin de otro modo. Acuérdense de las rabas, luzca el sol ó no lo haga, sea medio día ó noche, merecen mucho la pena.

La Casona del Judío Bistró : Buscando su propio estilo.

Previous Eneko Atxa: " Paso de las etiquetas, lo que quiero es dar placer dando de comer"
Next 99 Sushi Bar : Occidentalizando Japón.

8 Comments

  1. Jon Ander
    7 Febrero, 2014
    Responder

    Como no me acerque este año me corto la coleta y mira que no lo tengo yo fácil.
    Para mi los txipis en su tinta es uno de los mejores platos que existen en cocina. Tenía yo la suerte de que me los ponía en casa una excelente cocinera.
    Pues por el precio pagado veo que realmente es una oferta muy interesante.

  2. oscar 4435
    7 Febrero, 2014
    Responder

    40€ , el menú , parecido al bistrot del azurmendi , que por cierto no he visitado , y para beber , ¿que?.

    • 7 Febrero, 2014
      Responder

      No hay menú…es un menú que nos hicimos donde todo son medias menos las alcachofas y la tarta de queso. De beber, una cerveza y dos vinos de Petra Mora (Mikel Zeberio); nada muy reseñable….
      menos de una semana 🙂

  3. Aurelio G-M.
    7 Febrero, 2014
    Responder

    Veo que sigues “sufriendo”.
    Oye, no es capciosa, pero..
    Bistrot, bistrot, bistrot… ¿Qué entiendes por bistrot?

    • 9 Febrero, 2014
      Responder

      Aurelio, lo caracterizo como bistró para diferenciarlo de la otra oferta que tiene La Casona que es el menu gastronómico. En este blog aparace un post de cada una de las dos propuestas.

  4. 8 Febrero, 2014
    Responder

    Todo tiene una pinta…, pero el tartar y la tarta, me llaman.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *