Enklima: Nuevos y frescos aires


Enklima me ha resultado una grata sorpresa dentro del panorama gastrocapitalino actual. Abierto en noviembre de 2016, muy poco se ha oído hablar de este restaurante situado en la calle Ferraz. Pocas acciones de marketing por parte de los propietarios y poca atención por parte de los medios, lo cual me resulta medianamente sorprendente, cuando la propuesta podría calificarse como no convencional.

Enklima es pequeño, íntimo, sobrio y elegante. Líneas puras que recuerdan espacios gastronómicos más nórdicos que mediterráneos o ibéricos. Al mando, Agustín González en la cocina y su pareja María Martin en la sala que arriesgan en este aventura personal. Su oferta gastronómica se basa únicamente en dos menús degustación, uno menos largo con nueve pases (44 €) y el largo con doce (12). Audacia en estos tiempos, donde parece que la mayor parte del público está encantado con el sota, caballo y rey (ceviche, tartar y bao o cualquier otro trío común que seguro su memoria les ofrece).

Gastronómicamente, se nota el cuidado del producto y cierta personalidad en la cocina. Esa identidad propia se nota especialmente en el uso de las hierbas como condimentos de los platos (apio de monte, flor de tanaceto, aliso, aptemia, hoja de cosmos,…). Hierbas y plantas para mi desconocidas y que entiendo como cierta aproximación a la cocina nórdica. Esta referencia fue absorbida por Agustín mientras estaba en el restaurante “The Square” en Bristol con el cocinero inglés Garin Lewis. Hierbas, flores y encurtidos como elementos de aprovechamiento e identidad de una tierra (la nórdica) en la que tan poco luce el sol.

En Enklima se siente cierto intimismo por las dimensiones de la sala y mucha cercanía por el tratamiento del equipo. Se disfruta de una cocina que aunque aún le queda camino por desarrollar, se percibe que dispone de una base tradicional asentada, un buen uso de la técnica sin ser protagonista y un conocimiento de ingredientes a nivel internacional que conforman platos en general bien resueltos y que en algunas ocasiones llegan a ser brillantes.

El menú se enumera casi únicamente con los ingredientes principales (calamar, hongos, carabinero,…). De esta forma de mantiene un punto de tensión y cierto magnetismo por saber cómo verdaderamente el producto se habrá transformado en un plato. Al mismo tiempo, se proponen mezclas para nada básicas que en algunas ocasiones tienen resultados muy notables.

Utilizando un tarro de cristal que en un principio solo parece tenga intención decorativa se realiza una doble infusión con shitake, champiñón negro chino, raíz de ginseng y diferentes hierbas como shiso verde, hoja de cúrcuma, flor de tanaceto y aliso. Se vierte un fondo de verduras sobre el tarro y se vuelve a infusionar utilizando un émbolo. Caldo profundo y muy aromático que una vez templado reconforta. Sabores limpios.

Rápidamente un helado de albahaca con agua de tomate. Original desde la conceptualización de las texturas, con tonos gustativos que encajan. Se maximiza la combinación del gusto con ese estado semilíquido de los dos productos principales que además refresca y limpia después de la infusión. Interesante.

Más convencional pero con ese foco de buscar una cocina de ingredientes globales, la ternera con harissa y epazote. A modo de fina y frágil tosta, una base crujiente a partir de pollo sobre la que se deposita rabo de ternera, salsa harissa y una hoja de epazote. Buen y mejorable bocado pudiendo resultar la carne más jugosa todavía.

De los mejores pases sin duda, el carabinero con wakathai y naranja. Por una parte la contundencia, sabor y pureza del crustáceo; por otra los matices picantes, frescos y amargos a través de los ingredientes secundarios. Presentación inesperada cuyo resultado me parece sobresaliente. Plato de esos que sorprende para bien y hace reflexionar.

Se otorga relevancia al pan, la mantequilla y el aceite tratándolo como un pase del menú. Pan de masa madre de la panadería Santa Eulalia que se acompaña por orden de desaparición de una fantástica mantequilla artesanal de la quesería Cantagrullas, una mezcla de la misma mantequilla con anchoas, un alioli casero hecho con mortero que te desplaza al Mediterráneo y un notable aceite ecológico de oliva virgen. Mantequilla y alioli triunfan.

El calamar se presenta con originalidad. Chicharrón realizado con su tinta, tacos de calamar, puntos de alioli y hierbas. Calamar. La aptemia aporta carnosidad y la hoja de cosmos cierto sabor a pino, haciendo más liviana la composición ambas. El conjunto funciona, pudiéndose mejorar la temperatura del cefalópodo.

Los hongos en este caso son rebozuelos provenientes de Castilla-León. No en su plenitud y algo fuera de temporada se presentan con un sabayón a base de yema de huevo y mantequilla y un merengue seco de boletus. Un plato suave, elegante, cremoso, con la seta en su justo punto de cocinado, pero algo falta de sabor.

La merluza con puré de coliflor, jugo de miso y salsa de callos es resultona. Probablemente la merluza no sea el pescado más adecuado para enfrentar a una reducida y potente salsa de callos. El conjunto es suculento y gusta, pero se debe decir que los callos tapan el sabor tenue de la merluza. Probablemente con un pescado azul, este mar y tierra encajaría mucho mejor.

Para acabar la parte salada, el pichón con boniato, salsa de ajíes y reducción de la propia ave. Acertado cocinado el de la pechuga y esta vez las tras salsas sí que se fusionan acertadamente entre sí. Las salsas son limpias, están bien tamizadas y resultan de sabor definido. Tanto el crujiente de chirivía como la croqueta de morteruelo me resultan elementos superfluos, pero eso no resta la adecuada amalgama de sabores cuando se degusta el ave con esos tres fondos. Notable.

Asombroso e interesante el helado de pimienta verde, con limonada y aceite picual. Un postre que llena diferentes partes de la boca con picantes, amargos y ácidos. Es curioso como el aceite se siente en la garganta y el picante casi en los labios. Original y digno de restaurantes estrellados. Aquí puede estar el potencial nivel de Enklima y uno de los platos por el cual esta cocina me ha llamado verdaderamente la atención.

Velada notable en lo gastronómico. Se percibe honestidad con precios ajustados, muchas ganas de agradar y destellos brillantes. Sin duda, una de las aperturas más interesantes de los últimos meses. El camino no es sencillo porque Madrid desgraciadamente no siempre tiene espacio para propuestas tan personales de cocineros poco conocidos. 

Tanto el carabinero como el helado de pimienta verde, limonada y aceite son pases por encima del resto que nos podríamos encontrar en restaurantes de alto nivel y que provocan seguimiento en Agustín González. Pichón con boniato y ajíes junto con el agua de tomate con el helado de albahaca conforman la siguiente pareja notable. En el resto, existen pequeños matices de mejora, pero el conjunto nos deja con un sabor de boca para anotar Enklima en nuestra agenda agrupándolo en nuestras recomendaciones personales.

Enklima: Nuevos y frescos aires.

Previous La Cigaleña: Donde habita Andrés Conde.
Next Canalla Bistro Madrid: La adaptación al medio

2 Comments

  1. Rafael
    20 Julio, 2017
    Responder

    A la vuelta de las vacaciones habrá que ir a conocerlo. Presentación de los platos trabajada , y por lo que se aprecia en las fotos, el local y los enseres parecen cuidados.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *