Nácar: Cuando la ría de San Vicente brilla.


Nácar es la nueva aventura de Oscar Calleja (1 estrella Michelin- Annua) para sacar más partido a probablemente el mejor entorno de restauración de Cantabria. Los tiempos obligan, la oferta se tiene que adaptar a los bolsillos y Oscar tiene el espacio suficiente para poder cubrir dos propuestas: la gastronómica (Annua), y la bistronómica, más informal con un ticket medio mucho menor.

Si la climatología es buena, y el cielo está despejado, la terraza donde se puede comer es una auténtica delicia, el mar a tus pies, y a la izquierda, más mar, más agua, más paz, más relax. En este caso, hemos llegado a eso de las 21:00 con el tiempo suficiente para tomar una cerveza viendo anochecer. Excelente forma de comenzar, ya que uno entra a comer con la relajación ya digerida.

Atardece-red

Nos decidimos por el menú degustación que comienza con croquetas  de jamón y los tacos de carnitas “Pasión por México”.  Las primeras suaves, probablemente mejorarían con un poco más de sabor, pero muy buenas en cremosidad. Los tacos sabrosos en el contenido, mejorable en el continente (tortilla). Con un muy ligero punto de picante, se pueden convertir en más alegres, ya que se dispone de algo más chile aparte. Oscar junto con parte del equipo ha estado asesorando un restaurante en México denominado Maldito Noviembre, además de pasar nueve años de su infancia en el país centroamericano, lo cual se nota en algunos de sus platos.

Tacos_carnitas_red

Pasamos al Pulpo a la brasa con alioli de tinta de calamar, cenizas y palos. Una pata de pulpo en su punto con un alioli ligero, que recuerda en su sabor tanto al ajo como a la tinta, mezclar pero seguir distinguiendo. Además se acompaña por unos pequeños palos negros que dan ciertos toques crujientes y ahumados, dando un toque de distinción al plato. Para repetir.

Pulpo_red

Se continúa con un arroz con pato, alioli de frambuesa y su piel crujiente. Para nosotros  el plato de la noche. El pato desmigado, junto con verdura cortada en dados muy pequeños, facilitando la ingesta, la piel puede ser tomada con las manos como una especie de chip de pato; y el alioli de frambuesa le aporta un toque refrescante que resulta agradable. El cereal en un punto perfecto, y realizado sobre un fume de fondo oscuro de pato y verduras que le aporta sabor y reconocimiento de esa cocina hecha con templanza. Alto nivel.

Arroz_red

Para finalizar con una hamburguesa de buey en pan de sésamo  con chips de verduras. Dentro de la buena línea del menú, el bocado más estándar, pero con detalles interesantes como esas chips de verduras, y el pan de sésamo, totalmente negro, que aportan mucha vistosidad al conjunto. Igual me plantearía el orden de los platos para atacar la hamburguesa más como una tapa ó entrante que como uno de los platos finales.

Hamburger_red

Los platos de Nácar salen de la misma cocina que los de Annua, y eso lo notamos sobre todo en cómo están rematadas las salsas con sabor pero ligereza, y también en la estética de las composiciones que Oscar domina. Como hemos dicho en más de una ocasión la comida comienza entrando por los ojos.

Si hablamos de estética, de armonía visual, está suele estar muy presente en los postres de Annua, en el mundo dulce. En este caso, unas rocas de chocolate aireado con crema de tofe y helado de coco. Dulce, y fresco por ese helado, y porque la proporción de  crema de tofe no tapa al ingrediente principal, el chocolate. Postre para todos los públicos y gustos.

Rocas_Choco,crematofe, helado de coco_red

Acertada forma de finalizar el menú dejando un muy sabor de boca, como el de los petit fours que acompañan el café, cuidada presencia.

Petit_fours_red

Oportuno y conveniente planteamiento que provoca por una parte poder disfrutar del “cojoentorno”, comiendo muy bien y a unos precios muy medidos; y por otra elevar la potencial frecuencia de visita debido a las diferentes posibilidades en carta.

Volveremos al mediodía  para emborracharnos del paisaje, del mar, y de lo que se tercie.

El nácar lo segregan las ostras y otros moluscos para reparar sus caparazones dañados. Las perlas de las ostras no dejan de ser nácar cubriendo un pequeño objeto, haciendo que brillen cuando se abren.

Nácar: Cuando la ría de San Vicente brilla…

 

Previous Restaurante La Cabra (Javier Aranda) : Potencial a raudales
Next Casa Gerardo Mayo 2013 : "Clasico´s Collection"

8 Comments

  1. Jon Ander
    7 mayo, 2013
    Responder

    Pues ya tengo dos “obligaciones” para julio aunque a este paso no me va a dar tiempo a todo. Estupenda la pinta de los platos, estupenda la idea de abrir a un público menos “pudiente” la oferta gastronómica.
    Como siempre, gracias por el completo comentario y por enseñarnos el camino hacia espacios de disfrute.
    Un saludo y no dudes que si me da tiempo este verano caen los dos.

    • 7 mayo, 2013
      Responder

      Jon, seguro que a tu chica le encanta estar tomando una copa al sol mientras escucha buena música, se toma un copetin, y se relaja en el Mar Cantábrico…

  2. Javier Compostizo Urraca.
    7 mayo, 2013
    Responder

    Me has allanado el camino. Nos tenemos que acercar un día. Te felicito por tu magnífico comentario.

    • 7 mayo, 2013
      Responder

      Elige un día soleado al mediodía, y creo que se incrementará el disfrute….

  3. oscar 4435
    7 mayo, 2013
    Responder

    QUE ESTA CERCA DEL ANNUA

    • 7 mayo, 2013
      Responder

      El mismo emplazamiento pero con los comedores separados; han eliminado un privado y otro espacio; y han puesto esta propuesta; pero el mismo entorno, la misma terraza,,,el mismo mar..:-)

  4. Jeronimo
    7 mayo, 2013
    Responder

    Viendo los platos se me ha venido a la cabeza el “Paint It Black” de los Rolling Stones,

    • 7 mayo, 2013
      Responder

      Si los fondos, platos, peanas, lo que sea son negros, y las fotos con los contrastes de colores quedan chulas. Buena canción para maridar….lo edito…

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *