En este verano extraño, la mayoría de los restaurantes están llevando a cabo una estrategia de nadar y guardar la ropa. Reducir carta, mermar los riesgos y enfrentar la incertidumbre con el menor coste económico posible. En cambio, en otros pocos como es el caso de Casa Marcial apenas se percibe la situación en la …

0 447