El Celler de Can Roca se mejora a sí mismo porque ellos son los que marcan su límite. Podrían comerse el mundo culinario en silencio, pero no lo hacen, se centran en la conquista del comensal. La experiencia es el camino, sin alardes. Apenas se antepone el discurso al bocado, el paladar es el cerebro. …

14 109