Si hay algo que admiro cuando voy a comer al País Vasco es la gran tranquilidad con la que se toman las sentadas en los restaurantes. Suelen ser comidas largas, abundantes, llenas de conversaciones, verdaderos disfrutes de la amistad en la mesa. Cada vez más, ese tipo de comidas me llaman, y me llenan tanto …

26 114