Las personas que frecuentan los juegos de azar rara vez reconocen el dinero que se han gastado en una noche. En el fondo les da vergüenza, se arrepienten. Pareciera que en el entorno gastronómico a veces suceda lo mismo. El silencio antes que el posible bochorno si el comensal hace público lo que verdaderamente piensa. …

22 87