Después de tomar la comanda, uno ya tiene la sensación que la cena va a ir por buen camino. Marian y Carmen son pura simpatía. Si lo deseas, se ponen físicamente a tu altura, se sientan contigo para hacer el pedido de la manduca adaptándose a las apetencias de los clientes en anchura, longitud y …

11 113